Custodia compartida: Los hijos no se reparten, se comparten

286

¿Sabían que en el 90% de los casos son las mujeres quienes reciben la custodia de los niños después del divorcio? En "Amores compartidos. La experiencia de la custodia compartida", Silvia Laforet defiende a la custodia compartida como un paso hacia la igualdad. Un libro escrito con el corazón presentado por HOLO, el nuevo sello de INFOVA Ediciones.

"Amores compartidos" defiende la custodia compartida como preferente en los procesos de separación y divorcio, sin caer en el radicalismo. La custodia compartida necesita flexibilidad en su aplicación práctica, atendiendo al bienestar de los menores y teniendo en cuenta su edad a la hora de distribuir periodos temporales. La autora, expresa un intento sincero de que el Amor, la Buena Voluntad, la Responsabilidad y la Justicia predominen por encima del dolor en los difíciles momentos de la separación.

Los hijos no son de nadie. Y para su desarrollo íntegro como personas, necesitan por igual de la presencia materna y de la paterna. Hombres y mujeres somos iguales en derechos y deberes, pero aportamos distintas sensibilidades a los hijos, que nos necesitan a los dos.

Un ejercicio de sentido común
Cuando nace un niño, su guarda y custodia es ejercida automáticamente por ambos progenitores. La separación y el divorcio de la pareja no deberían modificar esa situación. Ambos padres siguen siendo corresponsables de sus hijos. No hay razón para que se otorgue la custodia monoparental en el altísimo número de casos en que se otorga: hoy en día un 90% de las custodias se siguen otorgando en exclusividad a las madres. Esta "costumbre" priva a uno de los progenitores de sus derechos y deberes, perpetuando las desigualdades entre sexos y, ante todo, rompiendo vínculos de los hijos con uno de sus progenitores, con todo el daño psicológico que esto acarrea.

Los hijos no son de nadie. Y para su desarrollo íntegro como personas, necesitan por igual de la presencia materna y de la paterna. En el libro se incluye la mediación familiar, como un instrumento imprescindible; desarticula algunos mitos como el de los "niños maleta", aclarando que los niños viven con naturalidad el hecho de tener dos casas; y critica la idea de la "casa del menor", donde los hijos permanecen en "su casa" mientras los padres alternan en períodos de 6 meses, ya que dificulta que los niños internalicen los cambios que implica la separación de sus padres.  Porque después de todo, el cuidado de los hijos no es una tarea doméstica: es una forma de amar.

La autora considera que la custodia compartida, es un paso más en el camino para la igualdad y el cambio social y personal. Y no sólo impulsa un cambio social importante; también da a nuestros hijos un ejemplo de equilibrio, justicia, responsabilidad y amor. Y produce un cambio personal positivo en madres, padres y en los propios niños que asumirán el golpe del divorcio de sus padres con mayor facilidad.

Sobre la autora
Silvia Laforet Dorda nació en Madrid, el 5 de diciembre de 1969. Cursó estudios de Historia en la Universidad Complutense de Madrid. Es madre de dos hijos y desarrolla su actividad profesional en el Ministerio de Cultura.
 En el ámbito literario ha recibido diversos premios de relato corto, como el Premio Carmen Conde de Relato, y ha sido finalista en el Premio Ana María Matute publicado por la editorial Torremozas. Ha escrito varios artículos y colaborado en programas de radio.

Es coautora del ensayo "El Buen Adiós: cómo mirar serenamente al final de la vida" (Editorial Espasa, 2009) y del libro "Con la vida en los talones: historias de coraje y superación" (Editorial Espasa, 2010).
En la actualidad, ultima la escritura de una novela.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Igualdad de género en nuestra ZONA SOCIEDAD?