Crear un nuevo paisaje

272

Es la inspiración que hace crecer el talento y corazón de las personas. Se expresa desde la espontaneidad y la autenticidad, evocando los valores, identidad e inteligencia que nos transforma en seres únicos e irrepetibles.
La creatividad surge de una visión intuitiva que integra todas las emociones, sentimientos y sentidos para dar luz a una nueva mirada. Irradiando la fuerza interior y coraje para dar respuesta a los momentos, preguntas y dudas importantes de la vida.

Todos somos creativos, no es privilegio de unos pocos. La fórmula humana: ilusión y atreverse a tener la confianza de saber que todo está dentro de nosotros para elegir con libertad y vivir una vida con sentido.
He descubierto en mi propia vida personal y profesional, que la creatividad es una energía que se inspira en nuestra ingenuidad, cuando hay una actitud perpleja, abierta y con pocos juicios. También es cierto que requiere de una cierta técnica, reglas que guíen de la visión a la acción para crear el mundo que tú quieres.
Me ilusiona compartir con vosotros esta pequeña historia que a continuación voy a relatar.
Es algo de mi experiencia vital, de como la creatividad fue "esencial" para transformar una crisis existencial, en un oportunidad de reinventarme y crecer como persona y profesional. Este proceso creativo ha sido uno de los ciclos de mi vida más extraordinarios, me ha devuelto la alegría de vivir, el coraje y la ilusión para ser mejor y tener un propósito vital que es hoy la estrella que guía mi vida.
Erase una vez, en un momento de mi vida que podríamos decir que gozaba de un gran reconocimiento profesional y aparente armonía vital. Era la presidenta de una agencia de marketing y comunicación, que pertenecía a un prestigioso Grupo de Publicidad multinacional.

Fue en Madrid el mes de mayo del 2003, una mañana lluviosa y gris. Aquel día teníamos una gran presentación de creatividad a uno de los clientes principales de la agencia. Había dormido poco, como era habitual en aquellas situaciones, revisábamos una y otra vez hasta el último detalle y en el último momento nuestra presentación. Faltaban dos horas para lo que yo llamaba el momento de la verdad teníamos que "cruzar el Hall de las estrellas" y con las mejores galas seducir a nuestro cliente con "Talento y Corazón".
Yo me sentía triste, muy triste y enfadada pero no sabía porque. Quería como siempre liderar aquella reunión con gran carisma y energía, mi compromiso con el equipo era integra. Pero me faltaba ilusión y no quería que ellos se dieran cuenta. Decidí salir a la calle a tomar un último café para despejarme. Intuitivamente cambie mi ruta y entre en una exquisita librería de poesía, al cruzar la puerta vi una mesa en las que estaban los libros recomendados de la semana. Me acerque y que sorpresa cuando vi que uno de ellos era un libro de mi querido y admirado poeta catalán, Miquel Martí i Pol, como una flecha leí el título "Lo dejo todo" me estremecí, abrazándolo como un tesoro, lo compre y salí directa hacia el Bar de enfrente a tomar mi café y curiosear los poemas.

Recuerdo la rapidez con la que pasaba las páginas para encontrar el poema que daba el titular del libro. Estaba en la última página, empiezo a leer "lo dejo todo y me gano la libertad… y las lágrimas casi no me dejaron leer. Mis ojos negruzcos, teñidos por la máscara de pestañas mezcladas con el llanto y el agua de la lluvia, me habían caricaturizado. Instintivamente me mire a través del cristal de la ventana, mi cara era una expresión de dolor, mi mirada estaba perdida. Supe en aquel instante que había perdido el sentido de mi vida, no estaba eligiendo con libertad. Aquel era el mensaje, no fue casualidad darme de bruces con aquel poema.
Mi sentido de la responsabilidad, me oriento de nuevo a la acción y a toda prisa y con un positivo cambio en mi estado de ánimo inicie la gesta para conseguir el éxito profesional que teníamos como objetivo aquel día.
En ese momento decidí: "Yo Quiero dejar parte de mi equipaje e iniciar un viaje a mi interior, sé que no busco un destino"."Cuando el alumno está preparado aparece el maestro", fue mi gran encuentro con Oriol Pujol, mi gran maestro del alma, sabiamente de su voz escuche "la vida es un misterio que hay que descubrir" uauhh!! Y eso como se hace???

Se desencadeno un profundo sufrimiento en mí, era el inicio de una gran crisis de sentido en mi vida. Una sensación extraña me acompañaba día y noche "todo parecía y nada era" en mi realidad todo era confuso.
Como desnudar a esa personalidad camaleónica que se había apoderado de mi, que manejaba todos y cada uno de mis múltiples roles y papeles de la vida social, profesional y personal. Cómo abrazar mis sombras, que aparecían como una gran actriz de la vida, encantadora y sutil.
Llegar a lo esencial, saber que me había desconectado de mi autenticidad, olvidando quién era yo y que sentía, que valoraba y para qué.
Era una sensación de vacío y desesperación de vivir en un laberinto de descomunicación, con mucho ruido en mi cabeza. Nunca había llorado tanto, claro, tenía tantas y tantas capas de cebolla que sacar. Recuerdo la metáfora de cómo me visualizaba "como sí viviera dentro de una burka de color negro". Y yo que he nacido en una ciudad de luz en el mediterráneo, que he crecido con una cultura abierta de creatividad espontánea y amable, Dios mío, que contraste!!!
Presente mi dimisión profesional y cuestione todo lo que constituía lo esencial de mi vida. Inicie mi viaje en busca de una alineación para llegar a un punto Zen, desde donde reflexionar hacia el encuentro de un nuevo propósito vital. Me conecte con el sentimiento, mis emociones y pensamientos en profundidad, no dejaba ni un instante de preguntarme ¿Con quién? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Qué? ¿Cómo? y ¿Para qué?
Desate todo tipo de emociones y percepciones, experiencias subjetivas que dibujaban mi mapa de la realidad. Que revisaba desde distintas posiciones y criticas.
Identifique muchas creencias limitantes y también otras que me potenciaban, era un volcán en plena erupción.
Tuve el coraje de descubrir aquellos valores por los que estaba dispuesta a actuar y contribuir con un Propósito. Y darlos a conocer a los demás, abrazar mis sombras y relacionarme desde la realidad de mi nuevo ser y establecer una comunicación desde el corazón. Y sobre todo descubrir mis talentos y el saber reconocerme a mí misma.
El itinerario de mi viaje nace con dos presuposiciones "el mapa no es el territorio" y todos tenemos la creatividad y los recursos para ser la persona que queremos ser.
La evolución o mejor dicho revolución me llevo paso a paso a concretar mi reinvención. Y así empiezo a transformar mi realidad
¿Para qué? ¿Para quién?
Mi Visión: Crear un nuevo paisaje de empresas creativas, rentables y responsables con líderes humanistas evolucionando hacia un capitalismo sensible.

¿Quién soy yo? ¿Qué me identifica y qué soy capaz de hacer?
Mi propósito: "Reconciliar la angustia y serenidad del hombre en la empresa".

¿Por qué?
Mi creencia de ser una emprendedora y experta en haber liderado proyectos empresariales exitosos durante más de 20 años con el doble lenguaje economicista y humanista. Por ser reconocida por inspirar desde la espontaneidad creativa.

¿Cómo?
Con mi capacidad de comunicación y relación interpersonal para potenciar y desarrollar el mejor talento y corazón de las personas. Desde la intuición y creatividad para transformar ideas, lideres y retos en compromisos congruentes y responsables.

¿Qué?
Ser Coach para acompañar al crecimiento de los líderes de las empresas comprometidas con la sociedad, las personas con una Misión por objetivos guiadas por una ética de la responsabilidad

¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Y con quién?
Desde el 2007 en Musarión, el templo de las musas, un espacio abierto, amable y creativo que actúa como plataforma de profesionales del coaching alineados para inspirar personas en la vida personal y profesional.

Hoy 5 años después, se que "hago lo que me gusta y me gusta lo que hago" que me mueve la ilusión y estoy comprometida con firmeza y congruencia.
Un abrazo a vuestros corazones!!!
Inma

Artículo anteriorKorazza = Asociacionismo Empresarial
Artículo siguienteUn reparto desparejo