Conocer el futuro… ¡creándolo!

220

Con una araña en la portada, llega a las librerías “Conducción de mandos medios”,  de Claudia Gonzalez De Vicenzo. La leyenda propone que la mejor forma de conocer el futuro es crearlo. En estas páginas se asegura que muchas organizaciones se parecen más a zoológicos que a estructuras de seres humanos con un fin común. “Fuimos creados en el día sexto, al igual que los animales. Todos tenemos una parte de araña en nuestro interior. Pero también tenemos una parte de hormiga laboriosa o de abeja colaborativa. Aunque a veces solo veamos ratas y cucarachas alrededor”.

Teniendo en cuenta que las organizaciones son seres colectivos vivientes que también buscan desarrollar su máximo potencial de servicio, oponiéndose muchas veces a los deseos del dueño de turno, esta publicación invita a repensar qué parte de nuestro interior elegimos manifestar a cada momento y lograr ser el mejor ser humano posible. También en nuestra vida laboral.

“En las organizaciones en las que participé adquirí conocimientos maravillosos que transformaron mi vida. Al igual que lo hicieron muchas de las personas con las que me encontré en el camino. Pero el trabajo siempre lo tuve que hacer yo con esfuerzo y dedicación propia" La autora se recibió de Contadora Pública a los 22 años, y comenzó a desarrollar su carrera profesional en empresas de primera línea. Fue consultora del Banco Mundial, por ejemplo. Pero mientras trabajaba como Gerenta General de una clínica argentina se dio cuenta de que “así no era como lo quería hacer”. Por eso, en 2004 creó Humanus, Consultora en organización y capacitación y desde entonces ayuda a las organizaciones a encontrar el camino para lograr su máximo potencial.

En este proceso muchas de las personas involucradas en la organización también lo encuentran. Adentro o afuera de la empresa. Otras eligen la comodidad o  culpar al universo de su suerte. “En todas las organizaciones en las que participé adquirí información y conocimientos maravillosos que transformaron mi vida. Al igual que lo hicieron muchas de las personas con las que me encontré en el camino. Pero el trabajo siempre lo tuve que hacer yo con esfuerzo y dedicación propia, con compromiso y responsabilidad. No hay institución ni organización que pueda darte lo que no podes darte a vos mismo. Y como fuiste creado a imagen y semejanza, podes dártelo todo”.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Libros de Empresa en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?

 

Artículo anterior11 tips para comer saludable en la oficina
Artículo siguienteASEME premia a 5 mujeres