Claridad y visión = empresa familiar exitosa

123

Los valores de una familia y su empresa definen las razones y la esencia de su existencia, mientras que la visión compartida indica la orientación y el destino de ambas. Las familias exitosas aprenden a construir esta visión compartida alineando los valores y metas individuales y familiares, transformando esa visión en una guía para la planificación, la toma de decisiones y la acción.

Para construir esta visión y en relación con la propiedad de la empresa familiar, un buen punto de partida es que los miembros de la familia comiencen por preguntarse ¿Para que existe la empresa familiar? y ¿Porqué y cómo quieren ser dueños de la empresa familiar?

¿Cuáles son sus puntos de vista respecto de poner primero la empresa o la familia o buscar un equilibrio?Desarrollar un consenso honesto sobre estos temas básicos ayudará a la familia a aumentar sus posibilidades de éxito, movilizando a sus miembros para establecer reglas sobre otros aspectos de sus relaciones con la empresa.

Los valores empresariales de la familia se encontrarán en sus visiones sobre el significado de los lazos familiares, la preservación de la armonía familiar, las conductas y obligaciones entre ellos, así como las convicciones y creencias que subyacen en sus comportamientos, tales como la integridad, la honestidad, la ética, la meritocracia y la apertura hacia las ideas de los demás.

¿Cuáles son sus puntos de vista respecto de poner primero la empresa o la familia o buscar un equilibrio? O ¿Qué significa para la familia la responsabilidad social corporativa?

Ciertos valores son fundamentales y se encuentran incorporados en el subconsciente colectivo de la familia, mientras que otros estarán determinados por factores generacionales o circunstanciales y por ello deberán ser reconsiderados cada tanto, sobre todo cuando la propiedad esta pasando de una generación a otra.

Algunos aspectos del sistema de valores de la familia pueden ser revisados por la siguiente generación para revigorizar el sentido de pertenencia y conexión entre los accionistas familiares y la misión de la empresa. Esta reconsideración de los valores empresariales entre la generación saliente y la entrante puede ayudar a facilitar esta transición.

Es importante identificar estos valores para incorporarlos y hacerlos explícitos.

Los valores alimentan la visión que desarrolla la familia sobre su propio futuro y el de su empresa.Esto es una responsabilidad que comparte toda la familia y no solamente de los accionistas familiares; no obstante que estos valores tienen un especial importancia para estos últimos, ya que ellos cargan con la responsabilidad por lo que esta pasando en la empresa y por la conservación de su identidad como empresa familiar.

Los valores alimentan la visión que desarrolla la familia sobre su propio futuro y el de su empresa.
Esta perspectiva lleva a la conclusión de que la misión de los accionistas de la empresa familiar debe incluir el fomentar la continuidad de la empresa, buscando el uso eficiente del capital invertido e incorporado a la compañía, asegurando que su gestión adhiera a los valores de la familia y contribuya al desarrollo de la familia empresaria.

Otros artículos del columnista

Artículo anteriorÁngeles González Sinde en la encrucijada
Artículo siguienteConciliar es ganar