Catherine Ashton: Mujer mesurada, mujer criticada

347

Catherine Ashton, madre de dos hijos y primera universitaria de su familia, sigue recibiendo golpes. A pesar de haber sufrido embates desde que asumió en noviembre de 2009, la Jefa de la diplomacia comunitaria sigue firme a sus convicciones.  Sus detractores suelen pedirle mayor agresividad de la intervención Europea en el mundo. Y ella no afloja. Por ejemplo, respecto de la crisis de Egipto, ha insistido que la UE debe acompañar el proceso de transición, pero de ninguna manera tomar decisiones sobre el destino del presidente Hosni Mubarak. Veamos sus posiciones.

La Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad ha utilizado la palabra "facilitar" para describir la acción de la Unión en el mundo, y esto ha irritado a muchos que desearían acciones más agresivas.  "Si queremos evitar una pérdida de poder en el mundo multipolar, nos hace falta una estrategia diplomática global para la defensa, para los retos climáticos, financieros o de seguridad", la defiende el eurodiputado Guy Verhofstadt, jefe del grupo de los liberales y demócratas en el Parlamento europeo. ¿Hace falta mano dura en la Unión Europea? Es como si intentaran justificar sus críticas detrás del mito de que la firmeza es cosa de hombres.

Invisible o invisibilizada
Un artículo en la portada de Press Europ, la tildaba el 31 de enero como "la mujer invisible". Dicen por ejemplo que fue "catapultada por azar al cargo de alta representante por Gordon Brown",y que "tiene graves problemas para estar a la altura del desafío". Critican su "unilingüismo" y sus "largos fines de semana en Londres". También, la cantidad de funcionarios, por ser demasiados, y dificultar la creación de "una única voz europea". Justamente culpan a la "invisibilidad" de Ashton, puesto que no promueve a la diplomacia comunitaria a esforzarse por expresar acuerdos: por el contrario, expresa consensos.

La Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad ha utilizado la palabra "facilitar" para describir la acción de la Unión en el mundo, y esto ha irritado a muchos que desearían acciones más agresivas. Haití, Palestina y Balcanes
Poco después de asumir, se produjo el terremoto de Haití. Su tardanza para acudir a la isla, provocó el enojo de más de un país miembro, particularmente de Francia, que conserva un estrecho vínculo cultural con el país centro americano producto de la etapa colonial.

Al poco tiempo, en mayo, se desató otra crisis cuando la fuerza naval israelí abordó violentamente el Mavi Marmara, uno de los buques que componían la llamada Flotilla de la Libertad que la organización pro-palestina humanitaria Free Gaza. El saldo fueron 9 muertos y más de 60 heridos. La Unión Europea, como miembro del Cuarteto de Paz para Oriente Próximo, con declaraciones ratificadas por Ashton, forzó una reacción más empática de Estados Unidos para con sus aliados europeos y turcos. En las semanas siguientes, la diplomacia europea ofreció con los Estados Unidos sus buenos oficios para mediar en la crisis diplomática entre Turquía e Israel. En julio de 2010 fue ella quien llevó a la franja la reclamación de la Unión Europea de que se levante el bloqueo impuesto por Israel en el territorio palestino: "Queremos que la gente pueda moverse libremente, y que no sólo los productos lleguen a Gaza sino que Gaza pueda exportar".

Cuando logró celebrarse la reunión de la Unión Europea con los Balcanes, y que participara tanto Serbia como Kosovo, hubo quienes hicieron declaraciones pomposas: "Los países de la región también tienen que dar la vuelta a la historia dolorosa con el objetivo de estar totalmente dedicados a su futuro europeo. Nosotros nos referimos especialmente a Serbia y a Kosovo, que tienen la misma intención de unirse a la UE", dijo, por ejemplo, el ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Bernard Kouchner. Sin embargo, Ashton evaluó que "las relaciones en la región son mejores de lo que han sido durante mucho tiempo, y esta conferencia podría apoyar al proceso adicionalmente". No obstante, y como se reconoce desde la Presidencia española de la UE, en la región existen "problemas no resueltos de vecindad".

Conclusión
Recuperando sus recientes declaraciones respecto de la crisis de Egipto, se puede pensar que sus posiciones suelen ser mesuradas, pero que apuntan a la soberanía – el derecho de autodeterminación – por parte de los pueblos menos favorecidos en la distribución mundial del poder. "El pueblo egipcio tiene derecho a determinar su futuro y sus líderes futuros", insitió para reforzar su idea de que la UE no debe determinar la continuidad o no del presidente Mubarak. Ya son pocas las mujeres en el ejecutivo comunitario (vean "¿Europa… es cosa de hombres?"), como para que repitamos como loros las críticas a una mujer, que mantiene sus posiciones.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Actualidad y economía en nuestra ZONA INTERNACIONAL?

Artículo anteriorDilma y Cristina: Acuerdos empresariales, energéticos y de género
Artículo siguienteCómo llegar divina a San Valentín… y dejar de tener tu vida pendiente