Catalina Hoffmann: `La calidad de vida, protagonista de nuestros mayores´

298

Catalina Hoffmann fundó Vitalia Centros de Día con 26 años y hoy es Consejera Delegada de la red de franquicias que crece exponencialmente. Aunque se tituló en el Programa de Desarrollo Directivo de IESE Business School pronto cursó estudios de Medicina y se formó como Terapeuta Ocupacional. Cuando llegó a las residencias de mayores para trabajar, tuvo claro que existía un complemento al modelo residencial. Y creó el «Método Hoffmann» programa de tratamiento especializado en tercera edad, basado en la estimulación cognitiva, física y psicosocial que la ha convertido en referente en España.

Por Mercedes Wullich, directora de Mujeres&Cía.

Esta joven, inquieta y empática emprendedora de 32 años, «aterrizó» en 2001, con la ilusión de trabajar, en las residencias para mayores y entendió de inmediato que hacían falta otras respuestas. No se demoró mucho: en 2004 inauguró su primer centro de día en el mismo lugar donde hoy me recibe:la calle Ferraz de Madrid. Sólo que se ha convertido, tras mucha perseverancia y pelea, en un proyecto con nombre y apellido –Método Hoffmann- que ha sido fundamental en la expansión de Vitalia. Con 12 centros en toda España y una larga lista de espera, Catalina sigue soñando con convertir Vitalia en un proyecto internacional.

Con 12 centros en toda España y una larga lista de espera, Catalina sigue soñando con convertir Vitalia en un proyecto internacional. ¿Cómo lo has logrado?

Mi pasión por la tercera edad ha sido uno de mis principales motores, junto con el apoyo de las personas que siempre han creído en mi. Lo que hoy es mi vida fue mi proyecto de carrera. No tenía todas conmigo para llevarlo adelante: joven, mujer, un sector consolidado que necesitaba innovar. Pero supe transmitirle la idea a un grupo de inversores que me ayudaron a poner el proyecto en marcha.

¿Y entonces?
Los comienzos fueron muy difíciles ya que había que mostrar y demostrar que la Metodología realmente hacía mejorar a nuestros mayores. Poco a poco nuestros mayores mejoraban, sus familiares empezaron a confiar en nosotros y a partir del tercer año teníamos una larga lista de espera y demanda a nivel nacional. Esto fue lo que me llevo a pensar en un crecimiento rápido y controlado por lo cual decidimos crear la primera red de franquicias de centros de día.

¿Cómo se franquicia algo tan delicado?
Poniendo especial dedicación en la selección de franquiciados: hasta ahora todos nuestros nuestros franquiciados convergen en un punto que para mí es fundamental, el perfil social. Para ellos no sólo es una inversión sino que a parte de conocer la rentabilidad del proyecto les interesa dar la calidad de vida que nuestros mayores se merecen. Es por ello que junto con mi equipo siempre estoy presente en la primera entrevista donde queda definido si nos encaja el perfil del candidato.

¿En qué se basa el Método Hoffmann?
Ha sido registrado como obra científica en la propiedad intelectual. Es un enfoque holístico dirigido a la tercera edad con un profundo análisis de la situación global de cada persona -incluso de la situación familiar y la educación-. Cuando empecé a investigar, vi que se clasificaba a los usuarios por tipología y se les daba el mismo tratamiento cuando los grados de enfermedad eran diferentes. El método se promociona sólo y eso es por los magníficos resultados que obtenemos en el terreno del Alzheimer, del Parkinson, las Hemiplejías… por nombrarte algunos. Además lo complementamos con atención a domicilio, teleasistencia fija y móvil, y una escuela de familias que da soporte y herramientas a quienes son parte fundamental a la hora de acompañar, estimular, entender a sus mayores.

El método se promociona sólo gracias a los magníficos resultados que obtenemos en el terreno del Alzheimer, Parkinson, Hemiplejias…
Además lo completamos con atención a domicilio, teleasistencia fija y móvil, y una escuela de familias.
¿Cómo crecen sin desmerecer la atención y que el método siga “custodiado”?
Las perspectivas de crecimiento nos llevaron a plantearnos la necesidad de implantar una plataforma tecnológica que digitalizara la Metodología Hoffmann controlando toda la información de los usuarios y empleados y conectando a todos los centros entre sí. Además, resultaba crucial que la solución garantizara el cumplimiento de la Ley Orgánica de Protección de Datos (LOPD). Finalmente la aplicación fue desarrollada por Adiante, especialista en protección de datos, control de accesos y seguridad, con colaboración comercial de Oracle Mediana Empresa.

¿Con qué perspectiva ves el sector de la tercera edad?
Que crezca la esperanza de vida, que haya cada vez más mayores de 65 años y que se ponga en vigor Ley de Dependencia, hacen de este sector una oportunidad que seguirá creciendo sólo si se responde con calidad de asistencia y especialización. Antes las opciones eran las residencias, que alguien sacrificara su vida profesional para atender a su familiar -mayoritariamente mujeres lo que no era bueno para ninguna de las dos partes, o que se contratara una persona «cuidadora». Hoy hay una gran parte de los mayores que prefieren este modelo porque tienen asistencia y tratamientos además de compañía, una clara perspectiva de mejora y sobre todo, porque no es necesario que abandonen sus hogares.

Y si te dijera ¿Y tú quién eres?
Te diría que una persona que cree en lo que hace, feliz de haber logrado llevar mi sueño adelante y de dar respuestas a una necesidad que todos o hemos vivido o viviremos. Pero sé que te refieres a la película de Antonio Mercero. Adoro el cine y para mí fue un lujo colaborar en el guión y seguir de cerca el proceso y la filmación de ¿Y tú quién eres? Fue otra manera más de hacer visible el problema del Alzheimer que es como poner manos a la obra para hacer algo, para revertirlo -y ya que hablamos de cine- para poder decir desde mi lugar, podemos dar la calida de vida que nuestros mayores se merecen.

 

También te pueden interesar…

¿Ya has visistado Psique/Sexualidad/Pareja en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?

Artículo anteriorMiradas cruzadas: igualdad y conciliación
Artículo siguienteMarian Salzman: prosumidores de vida sencilla, complejos y conectados