Carla, Letizia… posaderas reales

124

A fin de abril tuvo lugar en España un acontecimiento tan importante que fue capaz de eclipsar a la mismísima crisis económica en la que nos encontramos. Sería lógico pensar que algo capaz de esto sería un acontecimiento de altura.

Por ejemplo, que un español haya sido seleccionado Premio Nobel de Medicina; que el informe PISA publique por primera vez en los últimos años una nota positiva de los estudiantes españoles, o que el paro por fin bajase, después de 10 meses consecutivos sin parar de subir. Pero en este mundo donde la lógica brilla por su ausencia, el gran acontecimiento fue nada más y nada menos que la visita de Sarkozy y Carla Bruni a España. O mejor dicho, la comparación de los traseros de Letizia Ortiz y Carla Bruni.

Qué más da si Sarkozy se pone de puntillas en las fotos o si Bruni lleva más o menos tacón. Pues al parecer importa, y mucho…El mismo 27 por la noche, entré en casa, y me encontré con que estaban haciendo un seguimiento exhaustivo por televisión de todos y cada uno de los movimientos de la familia real, el presidente de Francia y su mujer. Y curiosamente, el tema estrella en ese programa no era si Sarkozy iba a colaborar con España contra ETA, o de la importancia de esta visita para las relaciones energéticas entre España y Francia. El tema estrella era simplemente discutir quién era más guapa, si Letizia o Carla, así como cuánto tacón llevaba cada una. Y yo digo, ¡qué más da!

Qué más da si Letizia parece más joven (que por otro lado lo es) o más vieja. Qué más da si sus posaderas son más bonitas, cómo le ponen el lazo alrededor del vestido a Carla Bruni o cómo saludan a los invitados. Qué más da si Sarkozy se pone de puntillas en las fotos o si Bruni lleva más o menos tacón. Pues al parecer importa, y mucho. Sobre todo por cómo este asunto copó las portadas de periódicos, telediarios e incluso programas especialmente dedicados a dicha visita.

Cada vez me causa más pena el ver cuán fácilmente se nos manipula, y sobre todo, con qué velocidad…Se trataba de un tema tan importante, que se dejó incluso de hablar de la crisis. Era tan importante que de repente no había un millón de hogares vacíos en España, ni un millón de familias sin percibir ningún ingreso, ni más de 3,6 millones de parados… La lista continúa y continúa, pero al parecer lo más importante era el trasero y los tacones de Carla Bruni.

Cada vez me causa más pena el ver cuán fácilmente se nos manipula, y sobre todo, con qué velocidad. Cómo la televisión es capaz de mover a las masas de un lado a otro, de una opinión a otra, en días o incluso en horas. Cómo somos capaces de aceptarlo, caer en su trampa, y seguir las pautas que nos marcan. Así, sin querer, empezamos a preguntarnos quién es más guapa, si Letizia Ortiz o Carla Bruni.

Pues, para dar respuesta a aquellos que intentan manipularlos levanto la voz: a mí me da igual.

*Iván González ganó el año pasado el Primer Premio de la Convocatoria de Concilia para proyectos presentados por Universitarios.

Otros artículos del autor

Artículo anterior`Encuentros en la Biblioteca´
Artículo siguienteMadrid 2016: Ya se han ido, el sueño continúa