Capacitación para el liderazgo

135

Una encuesta de Career Builder reveló que más de la cuarta parte de quienes integran la dirección de las compañías manifiesta haber empezado a dirigir al personal sin estar preparados para liderar y que el 58% dentro de la gerencia jamás ha recibido capacitación alguna para ejercer el liderazgo. Aun así, el 59% de quienes trabajan considera que quienes les supervisan directamente hace un buen o un excelente trabajo.

¿Qué formación reciben quienes ocupan una posición directiva? ¿Se preparan realmente para liderar grupos? En las áreas gerenciales, la mayoría afirma no haber recibido formación alguna. No obstante ello, entre el personal consideran que el trabajo de sus superiores es excelente. La mayoría de las veces, las personas que encabezarán un equipo llegan a ocupar un nuevo puesto de trabajo y son recibidas como si naturalmente tuvieran que saber cómo llevar a cabo esa tarea. Pero esta percepción no siempre es correcta: en muchas ocasiones, quienes recientemente alcanzan posiciones de liderazgo no sienten que cuentan con la preparación necesaria. La capacitación en este campo es fundamental.

"Las buenas habilidades de gestión pueden influir positivamente en la productividad, el desempeño y la moral de los empleados en general. Vemos cada vez más compañías invirtiendo en programas de capacitación en gestión para desarrollar a los líderes de hoy y de mañana". Retos de la conducción
Quienes conducen grupos de personas son conscientes de que sus posiciones son prestigiosas y representan oportunidades de desarrollo personal y profesional; pero, al mismo tiempo, muy bien saben que existen grandes retos difíciles de superar y que pueden convertirse en obstáculos que impidan el adecuado cumplimiento de sus funciones.

De acuerdo con la encuesta de Career Builder, el 25% de quienes ocupan posiciones directivas cree que el principal reto a la hora de liderar es ocuparse de las cuestiones entre colegas del propio equipo; el 22% siente que es motivar a su equipo; el 15% cree que tiene que ver con las revisiones del desempeño; el 15% considera que es encontrar los recursos necesarios para apoyar al equipo; y el 12% siente que es la creación de pautas laborales para el equipo de trabajo.

Rosemary Haefner, vicepresidenta de recursos humanos de Career Builder, explica que: "Las buenas habilidades de gestión pueden influir positivamente en la productividad, el desempeño y la moral de los empleados en general. Vemos cada vez más compañías invirtiendo en programas de capacitación en gestión para desarrollar a los líderes de hoy y de mañana".

A pesar de que quienes cubren cargos de liderazgo no hayan recibido formación y que en muchos casos no se consideraran hábiles para la conducción, la mayoría dentro del personal se siente a gusto bajo su supervisión: el 59% considera que hacen un buen o un excelente trabajo y sólo un 20% siente que tienen un desempeño malo o muy malo.

Las quejas del personal
Aunque por lo general el personal está conforme, no deja de haber quejas y preocupaciones. Un 23% siente que sus superiores tienen favoritismos; el 21% asegura que no cumplen con lo que prometen; el 21% afirma que no escuchan las preocupaciones; un 20% dice que no proporcionan retroalimentación de manera regular; el 17% manifiesta que no hay motivación; y el 14% asegura que sólo les proporcionan retroalimentación negativa.

Cuando se trata de direcciones corporativas, un 50% considera que sus equipos de liderazgo están realizando un trabajo bueno o excelente y un 23% siente que el desempeño es malo o deficiente.

Sin embargo, las preocupaciones dentro del personal son las siguientes: el 40% siente que no hacen el esfuerzo suficiente para oír a quienes emplean ni para mejorar su moral; un 33% siente que no hay transparencia suficiente y que no existe una comunicación abierta ni honesta; el 30% manifiesta que se producen cambios significativos sin aviso previo; un 27% considera que las cargas laborales y las exigencias de productividad no son razonables; el 21% siente que no hay motivación; y un 20% afirma que han dejado de invertir en el desarrollo del personal.

La encuesta muestra una realidad con dos caras. Por una parte, la mayoría de quienes trabajan reconoce el buen desempeño de quienes dirigen; por otro lado, hay una conciencia general de muchas limitaciones en las labores de liderazgo que deben ser tenidas en cuenta por las empresas para la mejora tanto de la moral del personal como de su productividad general.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Actualidad y economía en nuestra ZONA INFORMACIÓN?

Artículo anteriorBangladesh: Las mujeres desafían a los líderes del Islam
Artículo siguienteExplora tus placeres