Cómo ahorrar en tiempos de crisis

363

Normal 0 21 false false false ES-AR X-NONE X-NONE MicrosoftInternetExplorer4

El 21,8% de los hogares españoles está por debajo del nivel de riesgo de pobreza y cuenta con menos de 627 euros mensuales per cápita para subsistir.  ¿Se puede vivir con 600 euros al mes? No, se puede sobrevivir. Difícilmente se pueda cubrir las necesidades básicas y una alimentación equilibrada. Aquí, algunas sugerencias para reducir gastos.

1. Hogar

El alquiler de un piso o el pago de la hipoteca son los gastos más costosos y se llevan un buen pellizco del presupuesto mensual. En este caso, hay que considerar la posibilidad de trasladarse a un inmueble más barato. El coste medio mensual del alquiler de un apartamento de una habitación oscila entre 500 y 900 euros, en función de la ciudad y del barrio. Sin embargo, cabe la opción de alquilar una habitación en un piso compartido para dividir los gastos con el resto de inquilinos. Una vivienda de tres habitaciones y dos baños compartida por tres personas puede suponer entre 200 y 300 euros de renta por persona en una zona céntrica de cualquier ciudad. Además, se puede ahorrar en agua, gas, electricidad, productos de limpieza, etc., ya que los gastos son comunes.

Si se tiene un piso en propiedad, una alternativa que se debe tener en cuenta es buscar un comprador para venderle el inmueble y así cancelar la hipoteca o gran parte de ella. La diferencia entre el capital cancelado y la deuda pendiente se puede refinanciar. La ventaja de esta opción es que el piso se vendería por un valor superior al que se lo adjudicará la entidad financiera y la deuda pendiente sería mucho menor o, incluso, nula. Además, no habría que hacer frente a ningún tipo de coste judicial. Si no se consigue vender el inmueble, siempre se puede optar por buscar inquilinos a quienes alquilar habitaciones y, de esta forma, obtener unos ingresos adicionales para pagar la hipoteca.

El 21,8% de los hogares españoles está por debajo del nivel de riesgo de pobreza. 2. Insumos básicos

La factura de la calefacción puede suponer un gran desembolso mensual. Por ello, conviene sellar las rendijas de las ventanas para impedir la entrada de aire frío en la vivienda. Lo más apropiado es estar abrigado en casa y bajar un par de grados la calefacción. Como norma general, el termostato no debe estar nunca por encima de los 22 grados centígrados. Apagar las luces y desenchufar los aparatos eléctricos mientras no se utilizan ayuda a ahorrar en la factura de la electricidad. Además, en verano hay que reducir el uso del aire acondicionado. Cerrar bien los grifos y no malgastar el agua son otras de las medidas que hay que tener en cuenta al buscar el ahorro. Para ello, se debe utilizar la lavadora y el lavavajillas cuando estén llenos. En cuanto al aseo personal, es mejor ducharse que bañarse y no se debe utilizar el retrete como papelera. Conviene reducir el gasto en llamadas de teléfono. Se puede optar entre ser propietario de un teléfono móvil y de una línea fija. Si se decide usar el móvil, hay que tratar de encontrar un contrato que tenga un precio asequible o comprar un móvil de prepago.

3. Transporte

Conviene no utilizar demasiado el coche privado. Es preferible vender el propio y alquilar uno para el momento concreto en que se necesitará. Hay diversas alternativas a la conducción, como caminar, viajar en autobús, tren o metro, ir en bicicleta o utilizar un servicio de coche compartido. Cada vez hay más carriles para bicicletas, con lo que se puede pedalear hasta casi cualquier lugar de la ciudad. Además, se puede comprar una de segunda mano a buen precio. Por otra parte, conviene tramitar una tarjeta de abono para el transporte público, con el fin de poder viajar siempre que se necesite.

4. Segunda mano

Deshacerse de los objetos inútiles y de la ropa que ya no se usa y ocupa espacio es muy sencillo, puesto que se pueden vender a las tiendas de segunda mano. En estos establecimientos, se encuentran numerosos artículos en buen estado y que cuestan muy poco. Los mercadillos y las librerías de libros usados también constituyen una opción para comprar barato.

5. Lujos y vicios

A menudo, se disfruta de variadas formas de diversión sin gastar mucho dinero. En vez de salir de casa, se puede organizar una partida de juegos de mesa con amigos y familiares, alquilar una película o tener una buena conversación. Además, hay que olvidarse de hábitos como el tabaco, el alcohol y los juegos de azar y suprimir las salidas a bares o las cenas fuera de casa.

 

 

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Actualidad y economía en nuestra ZONA INFORMACIÓN?

 

Artículo anteriorReencuentros por Navidad
Artículo siguienteSoraya reafirma su poder como una de las 4 ministras del gobierno