¿Cómo afecta el estrés laboral a las relaciones?

394

Aunque el estrés tiene carta franca en todas las épocas, en tiempos de crisis y austeridad, adquiere mayor presencia en ambos miembros de la pareja. Sobrellevar la carga de las presiones laborales y la tensión por conservar el puesto de trabajo es cada vez mayor. Un estudio revela hasta qué punto el apoyo de la pareja influye directamente en la situación laboral.

El estudio realizado por Wayne Hochwarter, profesor de administración de empresas de la Universidad Estatal de Florida College of Business, ha examinado el papel de apoyo en los hogares en los que el estrés diario es común, incluso en ambos cónyuges. Además, el estudio confirma que, en la actualidad, la economía es la principal causa de los fracasos matrimoniales y de un peor desempeño laboral. Por otro lado, según los expertos, el hecho de contar con el respaldo de la pareja tiene un efecto positivo en la vida y en el trabajo.

"Teniendo en cuenta que la falta de apoyo de la pareja representa una causa importante de divorcio y el descarrilamiento de la carrera de la otra persona, esta investigación es necesaria para abordar las cuestiones que afectan tanto al hogar como al trabajo", afirma Hochwarter.

Los hombres son más propensos a responder positivamente a los ofrecimientos de ayuda y apoyo de la pareja. Las mujeres, por su parte, aprecian más el sentirse queridas y el recibir muestras de calor y afecto. Más de 400 parejas que trabajan, tanto en puestos de poca remuneración como los conocidos “cuello blanco”, participaron en la investigación de Hochwarter.

Hablemos de cifras
Según publica la Florida State University en un comunicado, aquellos participantes que informaron de altos niveles de estrés, pero que contaban con el apoyo del cónyuge, en comparación con los empleados estresados que no contaban con ese apoyo, experimentaron los siguientes beneficios positivos:

  • Un índice de satisfacción con su matrimonio un 50% más alto
  • Un 33% más de probabilidades de tener relaciones positivas con los compañeros de trabajo
  • Mostraron una concentración en el trabajo un 25% superior
  • Tuvieron 25% menos probabilidades de experimentar fatiga en casa después del trabajo
  • El 20% afirmó sentir mayor nivel de satisfacción en el trabajo.

Por el contrario, "cuando todavía estás enojado o molesto por el estrés del día anterior, tu día de trabajo es probable que vaya en una sola dirección: hacia abajo", según Hochwarter. 

La clave es “escuchar” al otro
Las parejas exitosas casi siempre mantienen un suministro constante de recursos de apoyo para con el cónyuge, en particular en los días más exigentes de oficina.

Según declaraciones de un gerente de ventas de 47 años, entrevistado para el estudio: "Tuve un día horrible, y lo único que quería era una comida casera y tiempo para mí mismo. En cambio, me llevé a mi esposa a cenar y los dos conversamos sobre las tensiones que nos ocasionaba un mal jefe y cómo los compañeros de trabajo no estaban dándolo todo por lograr los objetivos. Al final de la tarde, los dos nos sentimos mucho mejor ".

Hochwarter también afirma que los hombres son más propensos a responder positivamente a los ofrecimientos de ayuda y apoyo de la pareja. Las mujeres, por su parte, aprecian más el sentirse queridas y el recibir muestras de calor y afecto.

Ambos esposos y esposas, sin embargo, se muestran especialmente agradecidos por la ayuda de su cónyuge en conseguir tiempo fuera del trabajo y los problemas de casa para descansar simplemente y recargar sus baterías.

Lo que también se hizo evidente en el transcurso de la investigación fue el papel fundamental de la comunicación y de la confianza entre los cónyuges, sin ello, usted tiene una asegurado el fracaso, señala el autor del estudio.

La convivencia siempre viene de la mano de diferencias importantes, la clave es aprender a manejarlas y no tener miedo a aceptar la ayuda del cónyuge para ver claramente en que estamos fallando. Con un poco de suerte muchas malas reacciones pueden evitarse. Lo fundamental se ha dicho ya algunas veces: los problemas de oficina deben quedarse allí y al salir del trabajo nuestro deber es desconectar para poder disfrutar de nuestra vida personal y centrar la atención en otras cosas que también lo merecen.

Cuando nos negamos a ser ayudados ante un conflicto la relación se va debilitando, las dificultades son inevitables, pero la solución siempre existe.Es una prioridad controlar nuestros niveles de estrés y con esto mejorar nuestra relación de pareja. Es mejor evitar que una crisis se convierta en el final de la relación.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Psique/Sexualidad/Pareja en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?  

Artículo anteriorLa indagación apreciativa, una herramienta para soñar
Artículo siguienteAdela Cortina y Flora de Pablo: 13 nombres para cambiar el mundo