ATA formará a 21.000 autónomos

289

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos-ATA, como entidad representativa del colectivo en los acuerdos de formación continua para autónomos, impartirá a más de 21.000 autónomos españoles formación gratuita y homologada, que sin duda mejorará sus competencias y su cualificación profesional.

Por sexto año consecutivo ATA impartirá cursos en Andalucía Extremadura, Murcia, Castilla –La Mancha, Comunidad de Madrid, Castilla y León, Valencia, Baleares, Aragón, La Rioja, Cantabria, Asturias, Galicia, Ceuta y Canarias, mediante una programación ajustada a las necesidades y peculiaridades del colectivo proporcionándole herramientas válidas para su desarrollo personal y profesional, necesarias más que nunca en la situación económica actual que esta afectando de manera especial al colectivo

ATA impartirá cursos que proporcionará a este colectivo, herramientas válidas para su desarrollo personal y profesional, necesarias más que nunca en la situación económica actual que esta afectandolos de manera especial.

Esta formación facilitará el trasvase de autónomos de sectores en crisis a nuevos yacimientos de empleo, aportando al alumno certificados de profesionalidad, carnet profesionales o títulos homologados en la mayoría de las ocasiones obligatorios para el ejercicio de su actividad, que sin duda abrirán el acceso al mercado laboral de los autónomos desempleados y la permanencia en el mismo a través de la diversificación de actividades para aquellos emprendedores que se hallen en activo.   

Las acciones formativas que se van a impartir conjugan la especialidad de las materias en los cursos de los Planes Regionales, con conocimientos transversales comunes a todos los sectores de autónomos planteados en el Plan Nacional.

Por áreas temáticas, hay que destacar la programación de acciones relacionadas con la Ofimática y la utilización de las TIC, los carnet para sectores concretos como la manipulación de alimentos o el Bienestar animal para transporte, instalaciones térmicas-RITE, la prevención de riesgos laborales, las acciones relacionadas con la gestión empresarial, el autoempleo, la adquisición de habilidades, la protección de datos, los idiomas, la fiscalidad, la negociación con entidades bancarias o la gestión de la morosidad, estas últimas de total actualidad.

Este año se introducen cursos relacionados con la atención a personas dependientes relacionadas con la Ley de Dependencia y acciones medioambientales relativas a la Ley de Sostenibilidad Ambiental, ya que ambos marcos normativos están suponiendo la creación de nuevos yacimientos de empleo para los autónomos.

Respecto a la primera, las acciones programadas responden a la necesidad de avanzar en el manejo de las nuevas tecnologías en el trabajo del autónomo, a través de cursos avanzados y de perfeccionamiento relacionados con la Ofimática, así como el desarrollo de las herramientas que proporciona Internet para el desarrollo del negocio.

Hay que resaltar que también se contemplan cursos con un nivel bajo de dificultad demandados por muchos autónomos y que ponen de manifiesto la “brecha tecnológica” que en estas materias sigue existiendo frente a los trabajadores por cuenta ajena, producida por la falta de oportunidad en el acceso a la formación de los últimos años.

De cada 100 € destinados a formación solo 20 € se comprometen en formar autónomos, lo que supone que para conseguir una plaza en cualquier acción deben competir casi 180 autónomos.  En el área de los cursos sectoriales se pretende desarrollar acciones formativas que tengan una aplicación concreta en los sectores demandantes de la formación, como el transporte, el comercio, la hostelería o el turismo, posibilitando a los autónomos desarrollar herramientas válidas que mejoren el desarrollo y competitividad de sus negocios así como obtener capacitaciones necesarias como la manipulación de los alimentos, el transporte por carretera tanto de viajeros como de mercancías, el de bienestar animal en la movilidad de ganados o el transporte sanitario.

En la prevención de riesgos laborales la programación responde a la preocupación creciente de esta entidad por los altos índices de siniestralidad que se producen en el colectivo.  Desde ATA se llevan varios años impulsando acciones formativas destinadas a la Prevención de Riesgos Laborales donde, a través de cursos básicos, se sensibilice a los autónomos a adquirir hábitos de trabajo más seguros y que sirvan a su vez para capacitar al microempresario con trabajadores a su cargo, para asumir la prevención en su propia empresa. Junto a estos cursos genéricos se imparten acciones específicas en los sectores de más siniestralidad, que sin duda ayudarán a reducir el número de accidentes laborales en autónomos.

En las acciones relacionadas con la Gestión empresarial se busca dotar al autónomo de la  formación necesaria para propiciar el desarrollo cotidiano de su trabajo en aspectos tales como la contabilidad, la selección o la motivación de personal, la gestión de los datos… introduciendo este año como novedades cursos de directa aplicación en la situación económica actual como son el autoempleo o el cobro de impagados. Todo ello sin olvidar la propia atención al cliente y los idiomas, aspectos esenciales en el desarrollo profesional.

Todas estas acciones formativas se imparten en la modalidad  semipresencial donde la asistencia a clase representa una parte de las horas totales y el resto se ejecuta con  formación a distancia o a través de la Teleformación, permitiendo al alumno a través de una Plataforma por internet, establecer desde su domicilio su propio horario de formación, apoyado siempre por un equipo de tutores disponibles especialmente fuera del horario laboral.

“El autoempleo es uno de los recursos más importantes para combatir la crisis y por tanto debemos fortalecer y formar adecuadamente a un colectivo que genera empleo y riqueza y que sin duda volverá a salir reforzado como ya ocurrió en la crisis de los noventa” 

No obstante, sigue existiendo una deuda importante con el colectivo, pues los fondos económicos que  se destinan para mejorar su cualificación profesional no son acordes a la riqueza que generan ya que de cada 100 € destinados a formación solo 20 € se comprometen en formar al colectivo, lo que supone que para conseguir una plaza en cualquier acción deben competir casi 180 autónomos.

Para Lorenzo Amor, presidente de ATA: “El acceso de los autónomos a la formación es de crucial importancia para paliar los efectos negativos que la crisis está teniendo sobre el colectivo, ya que permite hacer más competitivos los negocios en la situación de recesión económica actual, así como poder ofrecer a los trabajadores de los sectores en crisis la posibilidad de formarse en nuevas áreas que les permitan volver a iniciar su andadura como emprendedores”.

“No olvidemos – añade Amor – que el autoempleo es uno de los recursos más importantes para combatir la crisis y por tanto debemos fortalecer y formar adecuadamente a un colectivo que genera empleo y riqueza y que sin duda volverá a salir reforzado como ya ocurrió en la crisis de los noventa.” 

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Trabajo y Capital Humano en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS?

 

Artículo anteriorLa naturaleza favorece la salud física y mental
Artículo siguientePremios Alares: Mercedes Wullich, Profesional de la Comunicación