Alimenta tu energia

176

El verano se acaba para muchos que ya empiezan a trabajar de nuevo, descansados, con energía, morenos y quizás con algún kilo de más por el gusto de vivir. Pues bien, puedes mantener esa energía que has recuperado con el descanso y el ocio, también con tu alimentación. La energía a la que me refiero es la fuerza vital que fluye a través de nosotros. En chino se conoce como C´hi, para los japoneses es el Ki, los yoguis lo denominan prana y para los egipcios Ka.

De acuerdo a la medicina tradicional china, el es una energía que fluye por la Naturaleza, y la interrupción de su libre flujo en el cuerpo es la base de los trastornos físicos. A nivel psicológico cualquier problema psicológico altera este flujo, y puede generar a su vez enfermedad física. Los órganos de nuestro cuerpo están relacionados con los cambios climáticos y con los alimentos que ingerimos en cada estación y con la manera de cocinarlos.

El verano es cuando estamos más llenos de chispa y vitalidad. Nos sentimos más abiertos para poder realizar todos los proyectos pensados en el invierno.Las estaciones y su impacto en el cuerpo
El verano es cuando estamos más llenos de chispa y vitalidad. Los órganos relacionados con este momento energético son el corazón e Intestino Delgado. Nos sentimos más abiertos para poder realizar todos los proyectos pensados en el invierno. Momento dinámico, platos con mucho colorido, hierbas aromáticas frescas, cereales integrales, cuscús, arroz basmati, proteínas vegetales, ensaladas y frutas. Las algas ligeras como el nori son importantes, ya que regulan las sales y minerales perdidos con la sudoración. A finales de verano, es el tiempo ideal para equilibrar órganos relacionados con el proceso digestivo, estómago, bazo y páncreas junto con el principio del otoño, cuando podemos obtener las frutas y verduras más dulces. Hay que centrar y equilibrar la energía con cocciones como el vapor, los estofados cortos, cremas y purés de verduras.

Otoño es el tiempo de la conservación y la interiorización. Hay que nutrir los pulmones e intestino grueso con cereales integrales, leguminosas, verduras de raíz (zanahorias, cebollas, nabos) y redondas y de hoja. Aumentaremos el consumo de aceite y de sal. Sopas calientes, horno, fritos y cocciones largas. Si nos sentimos débiles y sin fuerza podemos incluir pescado. Frutos secos, picante (jengibre, nuez moscada, clavo).

En primavera es, a nivel energético, cuando nuestra energía esta resplandeciente y floreciendo: al igual que en la naturaleza crecen las raíces y es la floración.El invierno, después un estado de pasividad, es el momento de expansión y de la energía más vital. Hay que nutrirse con efectos que refuercen y que generen calor interno. Nutrir riñones y vejiga. Los riñones se debilitan con un clima húmedo y frío, y se pueden reforzar con alimentos ricos en minerales, algas y verduras de raíz. Proteínas vegetales y pescados en cocciones largas, no abusar de la sal, sopas con algas como el wakame, cereales integrales de consistencia seca (mijo, trigo, avena y sarraceno).

En primavera es, a nivel energético, cuando nuestra energía está resplandeciente y floreciendo: al igual que en la naturaleza crecen las raíces y es la floración. El hígado se bloquea por comer exceso de grasas saturadas, aceites y fritos y puede depurarse durante la primavera con verduras verdes que crecen en esta estación: apio, puerros, col verde, alcachofas, brócoli, espárragos, brotes, germinados, rabanitos, nabos y champiñones de los cuales en invierno, deberíamos comer menos cantidad.

¡Sólo se trata de que ayudes a tu cuerpo a conservar naturalmente la energía que te ayuda a vivir!

Otros artículos de esta columnista…
*¿Speednetworking? Entrénate para triunfar

*¿Sabes lo que quieres? ¿Por qué no lo pides?

*Expomanagement: Crisis e Innovación

*Imagen: Tu carta de presentación

*Cuestión de pareja ¿A quién le coloco el traje?

¿Ya has visitado Masculinidad/Tendencias en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?

Artículo anteriorOPA: apoyo a emprendedoras
Artículo siguienteLo que no mata fortalece