9 de cada 10 españolas padecen la crisis

104

Con motivo del  Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, ATA denuncia que las trabajadoras autónomas son las más perjudicadas en el escenario de la prevención de la seguridad y salud de los trabajadores autónomos. La experiencia y diversos los estudios así lo evidencian: se constata que el comportamiento en función del género influye de forma distinta en cuanto al desarrollo de la actividad laboral. Nueve de cada diez autónomas consultadas, el 92,3%, manifiestan que la doble jornada laboral unida, a las vicisitudes económicas actuales que están sufriendo en sus negocios, son causa de muchas de la sintomatología que padecen

El estudio realizado por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores AutónomosATA, para conocer las condiciones de trabajo de las mujeres autónomas (realizado a una muestra de  2.000 autónomas en todo el territorio español),  pone de manifiesto como el 84% de las trabajadoras autónomas no tiene un horario fijo de trabajo; el 76% trabaja más de 35 horas a la semana y conocen a qué hora abren sus negocios, pero no a qué hora echan el cierre de los mismos. 

La doble jornada está  haciendo mella. El llevar una sobrecarga dentro y fuera del lugar de trabajo dificulta la estabilidad psicológica de estas mujeres trabajadoras.

Esta situación provoca trastornos relacionados con el estrés, que repercuten significativamente en la actividad diaria de las autónomas: siete de cada diez autónomas (73%) se sienten muy a menudo nerviosas; 6 de cada 10 (69%) intranquilas; 8 de cada 10 (87%) con frecuencia desanimadas y 6 de cada 10 (69%) bastante agotadas

La doble jornada está  haciendo mella. El llevar una sobrecarga dentro y fuera del lugar de trabajo dificulta la estabilidad psicológica de estas mujeres trabajadoras. La sintomatología se somatiza en estados de irritabilidad, apnea, insomnio, tensión muscular, migrañas, trastornos de carácter gastrointestinal, ansiedad e incluso falta de apetencia sexual. Datos en consonancia con los proporcionados por la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo, por los que uno de cada cuatro trabajadores autónomos en la UE padece estrés relacionado con su trabajo.

Desde ATA, somos conscientes de que la seguridad y salud de los trabajadores autónomos, debe orientarse hacia nuevos horizontes preventivos. Los nuevos riesgos emergentes y las pautas de prevención en un mundo laboral dinámico, son los nuevos desafíos actuales y el nuevo contexto de las prácticas de salud y seguridad laboral, como afirma la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo. 

El desconocimiento de los factores de riesgo a los cuales están expuestas las mujeres en su lugar de trabajo,  así como la carga que soportan a nivel físico y mental, está provocando innumerables desequilibrios físicos y psíquicos.

Por todo ello, las condiciones de seguridad y salud laboral de las trabajadoras autónomas debe sufrir una urgente y drástica reestructuración: la formación, información y asesoramiento directo,  deben ser más accesibles y eficaces para el colectivo. El desconocimiento de los factores de riesgo a los cuales están expuestas en su lugar de trabajo,  así como la carga que soportan a nivel físico y mental, está provocando innumerables desequilibrios físicos y psíquicos entre estas trabajadoras. 

Hay que concienciarlas y asesorarlas en el conocimiento de las buenas prácticas a nivel preventivo. Las administraciones públicas deben jugar un papel fundamental en esta tarea, no escatimando la ayuda a prestar, tanto en la dimensión humana como en la material, ya que está en juego la salud de muchas nuestro amplio colectivo de mujeres autónomas; que constituyen el pilar básico de la economía, desde el momento que son las que mejor están resistiendo la crisis.  

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Trabajo y Capital Humano en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS?

Artículo anteriorMónica de Oriol: Premio `Mujer Líder 2010´
Artículo siguienteAsturias para todos los gustos