Felicidad en el trabajo: las claves para lograrla

586

El síndrome del trabajador quemado o burnout está asociado a sentimientos negativistas, reducción de la efectividad profesional, agotamiento crónico y falta de motivación. No se debe confundir el burnout con el estrés en el trabajo, aunque ésta sea el precursor. El estrés no es un trastorno por sí solo, mientras que el síndrome del trabajador quemado sí.

El síndrome del trabajador quemado o burnout está asociado a sentimientos negativistas, reducción de la efectividad profesional, agotamiento crónico y falta de motivación.

Los profesionales en recursos humanos establecen una serie de medidas para evitar este tipo de enfermedades entre los trabajadores. Nace así el concepto “felicidad en el trabajo”.

Lidia Nicolau, Chief Happiness Officer de habitissimo define la felicidad en el trabajo como “sentirse realizado/a con tu misión en el entorno laboral y hacer algo que tenga impacto contando con el apoyo y la colaboración del equipo para poder aportar creatividad y tu sello personal al proyecto”. Lidia establece 5 puntos clave para lograr esa deseada felicidad en el trabajo.

En primer lugar, los compañeros juegan un rol fundamental para enriquecer y generar satisfacción, además de bienestar y seguridad. Consiste en establecer una cohesión que dote de rumbo al trabajo.

El segundo punto reside en la labor significativa, es decir, las personas deben entender la misión de su trabajo y el propósito del proyecto.

La tercera clave es la relación con los superiores, es decir, ver a los jefes como líderes y no como tiranos.

Si el ámbito persona se resiente, el profesional también.

El siguiente punto establecido por Lidia es la conciliación de la vida personal con la vida laboral. Según Nicolau “Si el ámbito personal se resiente, lastra de forma significativa la labor profesional y añade un estrés que pasa factura en la productividad de los trabajadores”.

Por último, el reconocimiento de logros se considera vital dentro de la organización. Para evitar esa cultura del miedo, hay que premiar e incentivar los comportamientos y resultados, y tener claro siempre que las llamadas de atención se hacen en privado mientras los reconocimientos en público.