10 ideas prácticas sobre innovación

93

La innovación está de moda y no hay foro o encuentro en el que no se hable de la necesidad de innovar, de la creatividad, de la búsqueda de nuevas alternativas para salir de la crisis. Julen Iturbe propone una lista de sugerencias para que innovar sea más fácil.

Mi lista de sugerencias para innovar:

1. La mayor parte de las veces todo resulta más fácil si lo haces en compañía de otras empresas. Creo que compartir ideas con gente que tiene otros negocios (casi mejor si son de otro sector) y hacerlo sobre un folio en blanco es algo sencillo y poderoso. Fácil incluso sin metodología alguna. Se trata de escuchar y dejar que las ideas vayan relacionándose entre sí. Al final, lo mismo has llegado a un nuevo negocio, insospechado hasta entonces.

Maneja un mapa de palabras clave asociado a tu negocio. Sirven para visualizarlo y para transmitir la idea de qué cosa es ese negocio que tienes entre manos. 2. Las mejores ideas es probable que sucedan cuando en la conversación andan involucrados clientes y usuarios de tus productos y servicios. Sea como sea, necesitas construir una plataforma de conversación con clientes y usuarios. Puede ser en Internet, tomando café, en un encuentro formal o como quieras. Pero hazlo. Cuida a tus clientes y usuarios: hazles pensar y comparte pensamiento.

3. Internet es un lugar natural para innovar. Escribe la idea de tu negocio. Ahora escribe al lado “Internet”. Es probable que te haga repensarlo. Pero también al revés. Si tu negocio vive pegado a Internet, escribe al lado “offline“. ¿Cómo debe apoyarte esta parte offline tu negocio online? Todavía somos seres humanos que manejamos registros amplios de comunicación. No descartes ninguno.

4. Simplifica y deja que tu negocio sea “evidente” y fácil de explicar y de comprender. Maneja un mapa de palabras clave asociado a tu negocio. Sirven para visualizarlo y para transmitir la idea de qué cosa es ese negocio que tienes entre manos. Sigue siendo útil el poder de la caja de texto de Google como argumento único que capta atención. La barrera de entrada para usarla es mínima, por no decir inexistente.

5. Piensa en tu negocio no como negocio. Repiénsalo como actividad social sin ánimo de lucro. Conviértete en empresa social y dirige tu mirada a hacer de este mundo algo más habitable. Necesitas enganchar con la gente que comparte su tiempo contigo. Necesitas ideales y no una simple empresa.

6. Tu sector es único. Es posible que tu empresa esté adscrita a un CNAE. Bueno, eso no quiere decir nada. Porque tu empresa es única y necesita de otros agentes. Tu cadena de valor es la puerta de entrada para descubrir quiénes son agentes de cooperación. No dudes en mantener permanentemente actualizado un mapa de tu sector, pero échale imaginación y redibújalo según tu punto de vista. Inventa tu sector de actividad. Ahí, en ese mapa, hay mucha química esperando a activarse.

No dudes en mantener permanentemente actualizado un mapa de tu sector, pero échale imaginación y redibújalo según tu punto de vista. Inventa tu sector de actividad. 7. Si tu empresa es pequeña, tienes una inmensa suerte porque todo resulta más fácil. Mantener el tamaño reducido te obliga a buscar alianzas. La red va a ser tu compañera de viaje. Vas a ser “tú y tu red”. Eso quiere decir que ese tipo de vínculos “en red” no saben de jerarquías ni comisiones ni de relaciones interesadas. Son “hoy por ti y mañana por mí”. No olvides manejar relaciones de igual a igual.

8. Debes buscar el tiempo de tus clientes. Acceder a ese tiempo es una de las claves de la competitividad y uno de los asuntos más complejos hoy en día. Si consigues tiempo de tus clientes entonces tienes un tesoro porque dispones de la mejor de las plataformas posibles para generar experiencias ricas. No se trata sólo de minimizar el tiempo en hacer algo sino de que ese tiempo transcurra rápido porque quien tu cliente está disfrutando.

9. Sonríe, introduce alegría en tu actividad empresarial. Fun Theory, por favor. Es un valor inmenso: si sabes reírte contigo misma y con tus clientes, perfecto. Viene bien para la salud y para los negocios.

10. Desplaza energía de los asuntos duros a los blandos. Tus productos y servicios necesitan humanizarse. Cuando defines tu empresa deberías manejarte con emociones. Con cuidado, porque hoy en día vivimos un mundo con inflación emocional. Tanta preocupación por la eficiencia ha conducido a manejar necesidades humanas como actos compulsivos de compra. Pero dicho eso, los negocios siguen basados en buena parte en conectividad humana.

Pues eso, si alguien le sirve, me alegro. El camino se hace andando.

*Consultoria Artesana en red

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Son noticia/Premios/Eventos en nuestra ZONA EMPRESAS?

Artículo anteriorEmpresas y crisis: el éxito de lo pequeño, lo emergente, lo valiente
Artículo siguienteJuguetes: 3 de cada 5 anuncios son sexistas