WW4W anima a las mujeres a salir de su “zona de confort”

838

La educación juega un papel clave en cualquier sociedad mediante la inclusión de la mujer en todos sus estratos. Esta es la conclusión del IV foro Women Working for the World bajo el título ‘Las mujeres como motor de cambio’.

Catalina Escobar, presidenta de la Fundación Juanfe, organizadora del foro internacional, puso el foco de ejemplo en los países nórdicos que han conseguido la equidad de género. También  culpó al embarazo de adolescentes en los países en desarrollo como factor de perpetuación de la pobreza, especialmente de América Latina. “Cuando invertimos en mujeres y niños, un país avanza, porque si no avanzan las mujeres, no hay un desarrollo social sostenible”, indicó la bogotana.

Cuando invertimos en mujeres y niños, un país avanza, porque si no avanzan las mujeres, no hay un desarrollo social sostenible

En el primer panel con representantes de empresas, donde intervinieron Mª José Álvarez (de Grupo Eulen), Nuria Vilanova (Atrevia), Mª Dolores Dancausa (Bankinter) y Mariana Norton (Cuatrecasas), se puso el foco en la educación. Para Álvarez es una “oportunidad de independencia que deviene en primer lugar de la familia”. Dancausa puso el acento en que el mayor logro es la igualdad en las aulas. Por su parte, Norton apostó por hacer sentir a las mujeres parte de cualquier proyecto.

Silvia Gold, de Chemo y Fundación Mundo Sano, indicó que “es necesario estimular a las mujeres para sentirse capaces” y consideró la ambición como un factor positivo para “salir de la zona de confort”. Lo importante, concluyó, es que “nadie te haga tirar la toalla”.

La mujer en el poder

La alcaldesa Manuela Carmena, manifestó que cuando las “mujeres llegan a puestos masculinos y se mimetizan con el hombre, no se produce un cambio social. Esto perpetúa el desequilibrio, que lo he visto mucho en la judicatura. Si ocurre de forma más general en otras mujeres, genera un cambio transformador”. Indicó asimismo que es “urgente repensar la pobreza, profundizar en las condiciones en que se produce”.

Barreras en la industria cultural

En la última mesa de debate del foro Women Working for the World, con un tinte más cultural, distintas mujeres enfatizaron las barreras que se habían encontrado en su desarrollo profesional. Pilar Jurado, directora de orquesta y compositora, reconoció que “no entendía por qué una mujer no podía ocupar ese puesto, así que creé una infraestructura para ser yo misma y renuncié al gueto que somete a las mujeres, con coraje. No para ser heroína sino por cumplir mis sueños” y concluyó afirmando que “en resiliencia no nos gana nadie”. Edurne Pasaban, alpinista, denunció que “mi mundo parece reñido con la mujer, sin embargo la montaña no varía ni su pendiente ni su exigencia por cuestión de género”. Gloria Lomana, periodista, considera que “las mujeres tenemos que demostrar cada día que valemos para estar en una posición de altura”. Nuria Cabutí, directora de la editorial Penguin Random House, considera que “es importante potenciar el acceso a la lectura de la mujer, especialmente en Latinoamérica”.