EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish

Aumentan los permisos de paternidad durante cuatro semanas

Aumentan los permisos de paternidad durante cuatro semanas

El número de bajas por paternidad tras la ampliación del permiso a un mes completo se acercan cada vez más a las de maternidad.

La brecha entre las solicitudes de los permisos de paternidad y maternidad continúa cerrándose. De 2007 a 2016 hubo 158.000 bajas más de mujeres que de hombres; en 2016, la diferencia fue de 34.000. Y la tendencia se mantiene este año.

122.183 padres han pedido la baja entre enero y junio de este año, frente a las 134.726 madres que lo hicieron

122.183 padres han pedido la baja entre enero y junio de este año, frente a las 134.726 madres que lo hicieron. Hay que tener en cuenta, no obstante, que estas cifras no son plenamente comparables porque influyen factores como la existencia de madres solteras, en torno al 13% con los números de 2015.

Desde la Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPIINA) aseguran que el dato de los padres que pidieron la baja en 2017 es “positivo y refleja los cambios sociales que se están produciendo”. “Cuidar de los hijos es un derecho del padre, pero también una obligación”, recuerda Ángeles Briñón, activista de la organización.

En estos seis meses, el gasto de la Seguridad Social superó los 182 millones de euros, un aumento de un 78% frente al mismo periodo anterior. Gerardo Mel, catedrático de Sociología de la Universidad Autónoma, interpreta de la cifra que “hay padres que solicitan el permiso y no utilizan las cuatro semanas, por lo que el aumento del gasto no llega al 100%”. “Deben ser de pequeñas y medianas empresas, donde es más difícil cubrir la baja y hay miedo a perder el empleo”, asegura.

¿Son suficientes cuatro semanas?

La PPIINA denuncia que las cuatro semanas no ayudan a que los padres se involucren más en la vida de sus hijos. Del total de 23.473 excedencias por cuidado familiar solicitadas de enero a junio de 2017, solo 2.167 fueron por hombres, un 10,2% del total. Una cifra muy similar al 9,7% del mismo periodo en 2016, en el que los padres solicitaron 1.898 excedencias de un total de 21.526.

La PPIINA denuncia que las cuatro semanas no ayudan a que los padres se involucren más en la vida de sus hijos.

La misma teoría sostienen Lídia Farré y Libertad González, profesoras de economía en la Universidad de Barcelona y Pompeu Fabra, respectivamente, y autoras del trabajo The Effects of Paternity Leave on Fertility and Labor Market Outcome. Aunque los resultados son provisionales, aseguran que en las familias en las que los padres se cogieron la baja de dos semanas —según sus cálculos un 60% en 2016— “no hay grandes cambios en la distribución de las tareas y son las madres las que reducen su horario”. No esperan que esto cambie con la ampliación a cuatro semanas.

Los sindicatos denuncian que hay padres que no tienen la misma suerte y renuncian al permiso por miedo a las represalias. “Existe un miedo a la pérdida de empleo por parte de algunos hombres, pero también un factor de no pedírsela puede ser la desigualdad de salarios”, explica Elena Blasco, responsable de Mujeres e Igualdad de CC OO. Desde UGT, la vicesecretaria general, Cristina Antoñanzas, defiende que “tiene que haber cambios legales para que los padres estén protegidos, con un permiso intransferible y obligatorio”.

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios

Ir a la barra de herramientas