EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish

Acosada por ser mujer y madre. El Mobbing Maternal en España.

Acosada por ser mujer y madre. El Mobbing Maternal en España.

El hecho de ser madre conlleva múltiples retos que se han naturalizado, sin embargo, la amenaza del acoso laboral no es un asunto en el que reparemos con frecuencia. El gran desconocido que se alimenta de ignorancia para cobijar impunidad.

Sí, la maternidad es una práctica de riesgo. Uno de esos atrevimientos que las mujeres deben tomarse con cautela, midiendo todos los posibles escenarios, so pena de chocar frontalmente con los intereses de un sistema productivo que desprecia sin pudores la reproducción biológica, reconfigurando así la social. Somos testigos de la asfixia que sufren muchos de los procesos que hacen posible la supervivencia social (léase cuidado, solidaridad, corresponsabilidad, acceso a servicios sociales y recursos, seguridad, empleo, educación, etc.).

El hecho de ser madre conlleva múltiples retos que se han naturalizado, sin embargo, la amenaza del acoso laboral no es un asunto en el que reparemos con frecuencia. El gran desconocido que se alimenta de ignorancia para cobijar impunidad.

El Mobbing Maternal Laboral  es la violencia o acoso que sufre la mujer por el hecho de ser madre, especialmente en su entorno laboral.

Fundación Madrina ha definido al Mobbing Maternal Laboral como “la violencia o acoso que sufre la mujer por el hecho de ser madre, especialmente en su entorno laboral, si bien la mujer sufre violencia o efectos negativos y colaterales igualmente en el entorno personal y familiar, incluso social y administrativo”.[1]

Esta organización aconfesional de carácter benéfico que atiende a mujeres embarazadas, sin recursos y en peligro de exclusión social desde el 2000, elabora anualmente un estudio donde se valora el entorno laboral, social y familiar de la población femenina española que indefectiblemente apunta a la maternidad como factor de riesgo y exclusión laboral. En el mapeo del mobbing en España, recogen una serie de datos de interés que hablan por sí mismos:

  • La mujer acosada tiene entre 23 y 41 años. Su embarazo ha avanzado entre dos y siete meses.
  • Quien soporta esta situación lo hace de media tres meses aunque puede prolongarse hasta 3 años.
  • Este tipo de acoso se vive no sólo durante el embarazo (32 % de los casos), sino tras el parto (50 % de casos), en especial tras la baja por maternidad.
  • El mayor porcentaje de casos ocurre en la capital del país (59%), le sigue Cataluña con un 18%, 9% en Andalucía y el 5% restante en el resto de España.
  • En el 77 % las víctimas trabajan en pequeña y mediana empresa. 9 % en organizaciones de gran tamaño. Sus contratos son mayoritariamente fijos (68%).
  • Apenas el 18 % de eventos se denuncia y va a conciliación.
  • Los efectos más destacables del mobbing dentro del espacio laboral son: en 60% enfrenta cambio de funciones por parte de la empresa; 31% sufre reducción salarial; 23% es despedido y el resto abandona la empresa por iniciativa propia.[2]

Conrado Giménez, presidente de la Fundación, sostiene que mientras la maternidad se penaliza, la paternidad es premiada en un diferencial entre el 18 y el 50 % en términos de ascensos, mejora salarial o la conservación del propio puesto de trabajo.       El mundo laboral actual prima al trabajador sin cargas familiares y menores a cargo”. Asimismo “el embarazo acarrea violencia de género en un 60 % de los casos, suponiendo para la pareja o la familia un problema o una enfermedad. A la violencia se une la falta de responsabilidad paterna y el mobbing laboral [3]-dice-.

Es destacable el argumentario (indigno y absurdo) que emerge de estas prácticas al interior de las empresas:

  • “Tu embarazo da mala imagen para la empresa” (sector automoción).
  • “De directora a cajera: porque tus prioridades con relación a la empresa han cambiado” (sector banca).
  • “No quiero sentar un precedente con tu baja maternal” (sector médico).
  • “Entendemos tu problema, no te preocupes, te ayudamos a no continuar con tu embarazo” (sector maternidad).
  • “Si continúas sabes que estás despedida” (sector hostelería).
  • “Tú eres el problema” (sector consultoría).
  • “Ya sabes lo que tienes que hacer si quieres seguir en la empresa (sector grandes almacenes).

Si ser mujer y madre es ya sinónimo, en algunos casos, de exclusión y vulnerabilidad, hay un agravante más: el silencio. Pocos son los casos de discriminación en empresas que terminan ante tribunales y aún más escasos los que gozan de cobertura mediática hecho que, es de suponer, alentaría a más mujeres a pelear por sus derechos.

[1] FUNDACIÓN MADRINA. “La crisis en España sitúa a la mujer madre trabajadora al borde de la exclusión laboral y social”. MobbingMaternal.org [en línea]. 08 de marzo 2011 [citado 02/03/14]. Sección Noticias. URL: ˂http://bit.ly/1mEwNCj˃

[2] FUNDACIÓN MADRINA. Dia de la Mujer Trabajadora. Anexo: Datos de interés [en línea]. 08 de marzo 2013 [citado 02/03/14]. URL: ˂http://bit.ly/1iQCG4z˃

[3] GIMÉNEZ AGRELA, Conrado. “La maternidad: ¿Un derecho o una comodidad del siglo XXI?” [en línea]. 26 de mayo 2012 [citado 02/03/14]. URL: ˂ http://bit.ly/1u1gMzh˃ Pág. 3-4

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios

Notas relacionadas