EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish

El Instituto Europeo para la Igualdad cree que se avanza, pero con lentitud

El Instituto Europeo para la Igualdad cree que se avanza, pero con lentitud

Aunque Europa es hoy más equitativa, el Instituto Europeo para la Igualdad de Género denuncia en su último informe que la reducción de la brecha de género avanza con excesiva lentitud.

Europa es hoy un continente más igualitario, pero la reducción de la brecha de género avanza con excesiva lentitud. Según un estudio del Instituto Europeo para la Igualdad de Género, el indicador ha experimentado una leve mejoría. Los datos son los siguientes: de los 65 puntos de 2012, se ha pasado a los 66,2 en 2015 sobre un máximo de 100, un crecimiento idéntico al que se produjo en los dos años precedentes. Este informe desvela que para las mujeres nacer hoy en un punto u otro del continente puede tener consecuencias decisivas para su futuro.

Este informe desvela que para las mujeres nacer hoy en un punto u otro del continente puede tener consecuencias decisivas para su futuro.

El índice mide seis variables: trabajo, dinero, conocimiento, tiempo fuera del trabajo, poder y salud. El peor resultado se obtiene en el capítulo de poder. En la Unión Europea casi tres cuartas partes de los ministros y miembros de los parlamentos nacionales y regionales son hombres. También ellas ocupan cuatro de cada cinco puestos en las juntas directivas de las compañías más relevantes y los bancos centrales.

Suecia y Grecia, las dos caras de la moneda

Suecia, Dinamarca y Finlandia copan los tres primeros lugares erigiéndose como espejos en los que mirarse. Por abajo aparecen Rumanía y Hungría, y cierra la lista Grecia, donde las mujeres unen a la asfixia de la crisis económica un escaso acceso a puestos de responsabilidad política y empresarial.  Las tareas domésticas son en exclusiva para ellas. La participación masculina aquí es testimonial con apenas un 16%.

Suecia, el paraíso de la igualdad que tiene como gran lunar sus altas tasas de violencia machista, suma 10 años al frente de la clasificación. Lidera todas las categorías excepto educación, donde domina Dinamarca por escaso margen.

La Alemania de Merkel suspende

Alemania no alcanza la media de los Veintiocho. La educación es su principal punto débil al ocupar el puesto 25, solo por encima de tres países. El estudio señala que su número de graduadas universitarias es inferior al europeo y la mayoría se inclina por las ciencias sociales y humanidades, lo que deriva luego en trabajos peor remunerados.

España pierde posiciones

España ha perdido dos posiciones y se sitúa en el puesto 11 con una puntuación de 68,3 sobre 100, ligeramente por encima de la media comunitaria. El único campo donde la situación de las mujeres ha empeorado es el del tiempo. Esta variable aglutina el tiempo que hombres y mujeres dedican a actividades diferentes al trabajo y las dividen en dos grupos: sociales —deporte, vida cultural y ocio— y cuidado del hogar. El resultado es que las mujeres dedican escaso tiempo a la primera opción y mucho a la segunda. El número de mujeres que se dedica a cocinar y otras labores del hogar duplica al de hombres, y la distancia ha aumentado respecto a 2012: el 84,5% de ellas realiza alguno de estos trabajos diariamente frente al 41,9% de los hombres.

España mejora la media comunitaria en el ámbito político, sobre todo en la presencia de mujeres en las cámaras de las comunidades autónomas que superan el 44%. Se queda por debajo a la hora de otorgarles responsabilidades en las grandes empresas.

Italia, alumno aventajado

El país que ha mejorado más ostensiblemente ha sido Italia, pese a estar sumida en una crisis de crecimiento económico. No obstante, sigue por debajo de la media comunitaria: ha elevado su puntuación en el índice de 49,2 en 2005 a 62,1 una década después, pasando así de ser el tercero por la cola a situarse en el puesto 14 de los Veintiocho.

El avance ha sido posible gracias a la mayor incorporación de mujeres a puestos de representación política. Sin embargo, sigue muy rezagada en la implicación del hombre en labores domésticas.

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios

Notas relacionadas