EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish

2186, los años que viviremos en peligro

2186, los años que viviremos en peligro

La igualdad salarial entre hombres y mujeres no se hará realidad hasta 2186.

La noticia es desoladora. La fuente fiable y nada tendenciosa: el Foro Económico Mundial (WEF). Yo, que suelo hablar de que a este paso harán falta 70 años para dejar de hablar de estos temas, me he cargado 100 de un plumazo.

Lo cuento cada vez que me toca dar una conferencia o una simple charla…o un taller. Porque las cifras tienen eso. Son taxativas. Y en este caso, meten miedo.

Vuelvo a contarlo en mi intervención en el CIME, Congreso Iberoamericano de Mujeres Empresarias que se ha celebrado en Madrid gracias a la labor conjunta de Aseme (España) y Aime (Argentina). La cifra está en tipografía catástrofe y ocupa toda la pantalla. Pregunto si a alguien le suena este número y tres mujeres alzan sus manos. “El año en el que hombres y mujeres alcanzaremos la paridad salarial”.

¿Qué estamos haciendo mal?

¿Qué estamos haciendo mal? Pregunto y me pregunto con tristeza y disgusto pero también con un alto grado de desazón. ¿Qué ha pasado para que el pronóstico aumentara en 100 años. En realidad, revisando las noticias, las cifras van y vienen según dónde se ponga el foco. De este lado del mundo es menos grave, de aquél…mucho peor.

¿Qué estamos haciendo mal? Pregunto y me pregunto con tristeza y disgusto pero también con un alto grado de desazón.

En Islandia primero de la lista desde hace ocho años, los hombres cobran sólo un 13% más que las mujeres. Los que siguen no sorprenden: Finlandia, Noruega y Suecia pintan bien en la clasificación de países con mayor igualdad entre hombres y mujeres. Lo que sí es nuevo es que entren con orgullo Irlanda y Eslovenia en el continente europeo. Pero también Ruanda, Filipinas, Nueva Zelanda y Nicaragua.

La alerta de Saadia Zahidi

Nombro a Saadia Zahidi, una referente a la que vengo siguiendo hace años. Es la Jefa de Iniciativas de empleo y de género, y miembro de la Ejecutiva del Foro Económico Mundial. “Estas previsiones reflejan el estado actual de progreso. Pero sirven también como una llamada de atención a los responsables políticos y otras entidades. Hace falta redoblar los esfuerzos para acelerar la igualdad de género”, afirma Zahidi.

Me quedo con las cifras que hablan de dirigentes empresariales porque es el mundo en el que me muevo y en el que humildemente pretendemos influir: acongojan.

Hace un año, el mismo informe apuntaba que harían falta 118 años para alcanzar la igualdad salarial. Los datos se ríen de la realidad. El estudio realizado sobre 144 países, también evalúa las diferencias entre sexos en materia de salud educación, e independencia política. Y arroja otros datos. Los últimos indicaban que la diferencia de salarios entre hombres y mujeres es del 59%. Es decir que si un varón gana 100, la mujer sólo 59 por igual trabajo . Y en muchos casos con una carga horaria mayor.

Igualdad empresarial y engageMEN

Me quedo con las cifras que hablan de dirigentes empresariales porque es el mundo en el que me muevo y en el que humildemente pretendemos influir: acongojan. El informe dice que sólo en cuatro países existe igualdad entre hombres y mujeres en la alta dirección. Sin embargo, la tasa de mujeres con diplomas universitarios de unos 100 países es igual o superior al de los hombres. ¿Cuál es el motivo de este “dislate” estadístico?

No es preciso ser demasiado “avispado” para saberlo. La educación es la clave. En todos los ámbitos y sin dilaciones. Los estereotipos determinan conductas rígidas en la sociedad y deserciones. Especialmente entre las mujeres.

Desde engageMEN, queremos cambiarlo. Si son los hombres quienes tienen aún un porcentaje demoledor las decisiones, debemos contar con ellos.

Me cruzo con dos madres que llevan de la mano a sus hijas disfrazadas para dar miedo. Recuerdo que es Halloween. Me detengo a hacer una foto y una de las niñas pone voz de caverna y me dice apuntándome con una espada-varita: “Soy una bruja temible. No tengas miedo de que tus sueños se conviertan en realidad”

Quizás, pienso, ésa es la clave.

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios

Notas relacionadas