Sobre la selectividad feminista, el talento de las mujeres y el sol que las ilumine

Sobre la selectividad feminista, el talento de las mujeres y el sol que las ilumine

Por Mercedes Wullich, directora de MujeresyCía y Top 100 Mujeres Líderes de España.

Me encanta advertir amablemente a los hombres, que no peleen contra las cuotas, porque las necesitarán ellos. Es un lugar común que sientan la amenaza de las “cuotas femeninas” cuando son en realidad cuotas de género. Es decir, salvaguardan que ninguno de los dos sexos esté subrepresentado.

Por ahora y por imperio de la inercia, de la cultura y del poder, la cuota la precisan las mujeres. Pero en cuanto ellas, que son mayoría en las universidades y tienen los mejores promedios, asuman eso del “empoderamiento” por el que bregamos tantas, quienes van a necesitar la cuota serán los hombres.

De tanto repetirme, dudo a veces de los propios datos científicos con los que respaldo mis argumentos.

Esto viene a cuento porque leo en una noticia que las mujeres destacan en la selectividad. Sonrío entonces porque de tanto repetirme, dudo a veces de los propios datos científicos con los que respaldo mis argumentos.

Como estoy en Galicia, tengo la ventaja de leer los diarios gallegos, una ventana abierta a otros mundos en los que habitualmente no puedo meterme cuando estoy en el ombligo de España, es decir, en Madrid.

Mujeres líderes en la universidad

Leo que la Universidad de Santiago de Compostela convocó a los 704 mejores expedientes de enseñanza media en centros públicos y privados después de las pruebas de selectividad. De los 704 mejores expedientes recolectados en 201 centros educativos, 439 son de alumnas, es decir el 62% son mujeres y esto sucede en todas las provincias.

Otra noticia, ya navegando online, también vinculada con la selectividad, titula que El feminismo ha sido protagonista en el arranque de la selectividad 2018 en Catalunya. Concretamente, en la prueba de lengua castellana, se les ha pedido a los estudiantes catalanes, demostrar en su expresión escrita mediante hasta en 150 palabras, la importancia de la igualdad de género comentando un texto del historiador israelí Yuval Noah Harari.

Esta editorial que escribo tendrá unas 500 palabras. Pensar que la opción del alumnado sea ocupar un tercio de ese espacio a poner en palabras algo que deberían tener claro no me parece ni exagerado ni ambicioso. Me parece justo. Si no, basta leer los objetivos del milenio de las Naciones Unidas. La igualdad de género es uno de ellos. ¿Cómo sería posible que aspirantes a la universidad no fueran capaces de argumentar unas pocas líneas sobre la igualdad de género?

¿Cómo sería posible que aspirantes a la universidad no fueran capaces de argumentar unas pocas líneas sobre la igualdad de género?

Y ya que estamos, la última noticia, habla de María José Sánchez, “la granadina perfecta” que ha sacado un 9,9 y hará el doble grado en Física y Matemáticas. Pero también en Cataluña, son dos chicas, Rosa Milian Costa y Claudia Valero las que se han alzado con los mejores promedios: 9,9.

Rosa, tras cursar el bachillerato científico, posiblemente se vuelque a las humanidades. Claudia, optará por la ingeniería industrial.

Excelentes noticias para quienes peleamos porque las hoy afortunadamente de moda STEM, empiecen a ser populares entre las mujeres que son mayoría en las universidades, que destacan, y que en están carreras es donde más oportunidades profesionales tendrán.

Emilia Pardo Bazán y el sol para las mujeres

Miro el mar que rodea al castillo que fue morada de Emilia Pardo Bazán, en un día gris, gallego y cambiante, que puede sorprendernos con lluvia o hasta dejarse ver el sol, en el Puerto de Santa Cruz.

Y pienso todo lo que queda por hacer. Nosotras, y sumo aquí a todas las mujeres que pelean por cambiar las cosas, estamos en ello.

El 31 de julio, cerrarán las candidaturas para la elección de Top 100 Mujeres Líderes 2018. Sé que estamos en el buen camino, y que volverá a sorprendernos la cantidad de talento que hasta ahora ha permanecido oculto.

Quizás salga el sol. No aquí en Oleiros, en Galicia, me da igual, porque la lluvia inspira y yo estoy en plan de escribir y acabar mi primera novela.

Digo el sol para las mujeres. Para iluminar su talento, erradicar las sombras, y que podamos mirarnos en ellas.

Que sean referentes y que contagien a muchas más.

 

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios