Sobre la longevidad y el pusilánime inmortal

Sobre la longevidad y el pusilánime inmortal

Estamos frente a un fenómeno extraordinario llamado longevidad. Quien ha llegado a ser mayor, lo hace hoy con un espíritu y una mente joven.

Ernesto Beibe, mentor, nos habla en una serie de tres artículos sobre longevidad, empresas y la relación entre sus miembros.

¿Pero qué pasa cuando el longevo no es más que un pusilánime inmortal? Y además, ¡está al frente de la empresa familiar!

No somos longevos por casualidad

¿Cuántos tomamos vitaminas? A medida que comenzamos a envejecer, preventivamente, por acción u omisión del médico, con el boca a boca y con la publicidad de los laboratorios, empezamos a auto-cuidarnos. Con medicamentos sin recetas. Antigripales, vitaminas, anti age o suplementos nutricionales.

A la vez. las marcas han tenido que alcanzarnos: nuestra demanda era todo por la salud. Hoy no se venden ni dentífricos ni cepillos de dientes que no sean útiles para regenerar, fluorificar, blanquear o evitar dolores e infecciones de encías

Si hablamos del stress. ¿A cuánta gente les ayudó el viagra en su momento? Más allá de prolongar la vida sexual, las estadísticas indican que sus efectos se trasladan a la vez a las otras vidas: la intelectual, la emocional y la física.

En busca de la eterna juventud

Los supermercados venden artículos de parafarmacia. Y, aunque todavía las farmacias tengan un pequeño mostrador para expedir medicamentos con receta médica, la mayoría ya están preparados como mini supermercados donde se exhiben los productos para el autocuidado y el mantenerse joven.

La longevidad es la mejor noticia de tu vida, si no conlleva dependencias ni deterioros

Realmente, y según mi experiencia, para la gran mayoría de la gente, la palabra longevidad es la mejor noticia de su vida. O debería serlo. Especialmente para quienes han tenido esa segunda oportunidad de gozarla sin dependencias ni deterioros.

Empresas familiares y longevos cuya muerte no está en sus planes

Hay un segmento particular y digno de atención, que es motivo de mi tarea como Mentor de Empresas Familiares. La longevidad produce estragos en las familias, odios profundos, frustraciones, y en la gran mayoría, enfermedades -de las más mínimas y pasajeras, hasta las más graves. Menos para el longevo, claro, que es quien manda y ejerce el poder.

Se trata de Empresas Familiares donde el fundador, patrón o dueño -en general suelen ser hombres- es longevo, ágil, fuerte, incansable y además jamás se jubilará.

Es el que ya se las conoce todas y el ser más eficiente, más inteligente y más rápido sobre la tierra. Nadie conoce mejor su mercadería, su forma de tratar a la gente, cómo comprar y cómo vender.

El puto amo longevo se las conoce todas, es el más eficiente, inteligente y rápido sobre la tierra.

Es quien mejor sabe cuánto crédito dar y a quién, aunque se equivoque y pierda una fortuna. Pero como está solo y nadie lo observa o puede criticarlo, es un verdadero experto en disimularlo muy bien. Es “el jefe de todo esto”, como en aquella película de Lars Von Triers, pero esa es otra historia.

Pusilánime inmortal

Estamos en realidad frente al pusilánime en toda regla. Es exitoso con sus negocios, se siente fuerte, pero lo más preocupante para quienes lo rodean, y mucho más si son familia y trabajan para él, es que se sienta INMORTAL.

Esta, es una de las razones por la cual no le comenta a nadie de su familia, acerca de sus inversiones, ni de los movimientos financieros, ni de las deudas que tiene, ni de lo que tiene a cobrar. Conserva, retiene y esconde la información como si fuera un tesoro. Y lo es.

Él tiene el derecho a ser quien le plazca. Pero ¿tienen los demás que soportar el karma de sufrirlo?

Si te ha resultado figurita conocida… ¡de esto hablaremos en nuestro próximo encuentro!

*Por ahora y si tienes HBO, no te pierdas “Succession”… Una versión acabada y feroz, de lo que estamos tratando.

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios