Sobre la curiosidad, las mujeres y el gobierno feminista ~ Mujeres&Cia

Sobre la curiosidad, las mujeres y el gobierno feminista

Sobre la curiosidad, las mujeres y el gobierno feminista

La creatividad y la curiosidad deberían ser parte de nuestra vida más allá del espacio de la cultura, que es donde se supone que habita por defecto.

Por Mercedes Wullich

De esto hablábamos en nuestro encuentro en FNACJulia Gómez Cora, una de las protagonistas se preguntaba ¿quién podía imaginar hace unos días que hoy estaríamos protagonizando este cambio? Se refería al tema político, pero me hizo pensar que debemos ser lo suficientemente humildes para repetir aquello de qué la única certeza que tenemos es sobre lo poco que sabemos y todo lo que nos falta aprender. A veces pasan estas cosas…y no hay big data ni algoritmos para preverlo. 

Mujeres invisibles, mujeres expertas 

La BBC me trae una noticia que corrobora eso de que sabemos poco, pero mucho menos cuando se trata de mujeres. Habla de Gladys West que fue clave en la invención del GPS y cuyo trabajo fue instrumental en el desarrollo de las operaciones matemáticas que lo precedieron.  

Impacta, no sólo que comenzara su carrera naval en un centro de investigación de la Marina en Virginia, Estados Unidos en 1956, sino que fuera la única mujer y que fuera negra. 

Hay a diario muchas historias como estas. Nos confirman que mientras sigan siendo la excepción, todo lo que hagamos para contrarrestarlo, tiene sentido. 

Desde Mujeresycia, en cada foro en el que vamos celebrando estos 10 años de andadura, repito que las mujeres son el foco y el centro de nuestro trabajo. Pero insisto en que hasta que las cosas no cambien, las mujeres debemos hablar de lo que sabemos, asumirnos como expertas, y no seguir explicando cómo hicimos para llegar hasta aquí. Es decir, aprovechar el tiempo para instalarnos en el lugar donde queremos y debemos estar. 

Mujeres en el gobierno, otra vuelta de tuerca

El día que asumió el nuevo gobierno me encontré caminando por el barrio, con una alta directiva a la que suelo ver en ambientes empresariales. ¿Te perjudica el cambio de gobierno en tus proyectos? Me preguntó. Le dije que no, porque en 18 años de trabajo en España, nunca había recibido ayudas ni publicidad de ningún gobierno nacional fuera del partido que fuese. 

Sin embargo, le dije, saludo con alegría la presencia de mujeres potentes a las que respeto, en el nuevo gobierno. Le conté que el mismo día de la histórica marcha en España, fui invitada a una comida privada con contadísimos asistentes de diferentes tendencias políticas. Y que tuve la oportunidad de volver a escuchar a Carmen Calvo … y a Cristina Cifuentes, antes de su caída. Volví a escuchar a Calvo después de mucho tiempo, tras conocerla en una comida, quizás unos doce años atrás. Esta vez, corroboré su inteligencia, su claridad y su contundencia y fue reconfortante pensar que estuviera defendiendo sus ideas desde la oposición.  

Saludo con alegría la presencia de mujeres potentes a las que respeto en el nuevo gobierno.

También le nombré que Carmen Montón, a quien vi en un congreso internacional de mujeres socialistas hace un montón de años. Y que me impactó por su juventud y su determinación, al punto de comentarlo con otra periodista y, utilizar esa expresión tan española de “apunta maneras”.  

En 2016, por invitación de Fundación Telefónica, protagonicé un panel con motivo del día de la mujer, con estupendas mujeres con las que compartí miradas y experiencias: la periodista Sonsoles Ónega, la publicista y fundadora del Club de las malas madres Laura Baena y la fiscal y hoy Ministra de Justicia, Dolores Delgado…

La saga continúa 

Me reí pensando en la saga que estaba contando y que seguía en un café, una tarde, en Ponzano y Santa Engracia. Vi en la mesa de al lado, una madre lidiando cariñosamente con sus hijos junto a quién supuse, sería el abuelo. Le hice algún comentario de madre experimentada y le dije “¿Nos conocemos verdad?… Coincidimos recientemente en algo… porque me suena muchísimo tu cara”…

Ante mi proverbial despiste y con absoluta humildad, me respondió: “Quizás sí …pero como en estos días he aparecido en la tele…” ¡Era Meritxell Batet! 

Mi última alegría, fue saber que Soledad Murillo, volviendo por sus colores, sería la Secretaria de Estado de Igualdad. Recordé el impacto de su discurso de género en un acto europeo, y cómo la reencontré poco después en otro acto del día de la mujer hacia 2008. Después de escucharla, me acerqué a ella y le dije que ya estaba para presidenta, que yo la votaba. Se sonrió, cercana y afable, y me agradeció. Mi expresión de deseos, tenía que ver con la solidez de su discurso, su temperamento y la veracidad y sencillez de sus palabras. 

Vendrán y sobrevendrán tormentas, políticas y de las otras. Pero más allá de las circunstancias, los vientos y los colores, estoy segura de que estas mujeres, harán cosas por las mujeres con el convencimiento de que no podemos mirar hacia otro lado. Y eso, es necesario. Es vital.  

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios