Sexo sin compromiso

El mes pasado hablamos sobre la cantidad de palabras que existen para referirnos a las relaciones y sobre los ingredientes necesarios para tener un amor perfecto. En este artículo me voy a centrar en un tipo concreto de relación: los follamigos.

El mes pasado hablamos sobre la cantidad de palabras que existen para referirnos a las relaciones y sobre los ingredientes necesarios para tener un amor perfecto. En este artículo me voy a centrar en un tipo concreto de relación: los follamigos.

Mientras escribía este artículo, salió la noticia del lanzamiento de la 23ª edición del diccionario de la Real Academia Española (RAE), dónde se despedían a palabras olvidadas y se daban la bienvenida a otras nuevas. Entre las palabras más curiosas se encontraba amigovios, que aunque puede sonar a un amigo agobiante, en realidad se refiere a “una persona que mantiene con otra una relación de menos compromiso formal que un noviazgo”.

Aunque sería más correcto utilizar amigovios, ya que es la palabra de referencia que sale en el diccionario, voy a usar follamigos por ser la más utilizada y conocida por todos nosotros. Una vez aclarado esto veamos en qué consiste y las ventajas e inconvenientes de este tipo de relación.

Follamigos, amigovios…  ¿De qué estamos hablando?

La palabra follamigo se usa para describir una relación que se basa únicamente en el ingrediente de la pasión. El objetivo de una relación de follamigos es tener sexo sin compromiso, sin implicación emocional, sin romanticismos y sin exclusividad sexual.

¿Qué ventajas tiene una relación de follamigos?

Hay muchas personas que eligen tener una relación de follamigos porque disfrutan mucho de sus múltiples ventajas.

  • Con un follamigo lo único que importa es la conexión sexual que se establece entre los dos, es decir, la atracción física que se genera entre ambos.
  • El placer se convierte en un placer más egoísta.  Si mi placer coincide con el tuyo ¡Perfecto!, pero lo que realmente busca cada persona es su propio placer y satisfacción sexual.
  • Con los follamigos hay más libertad moral. Este tipo de relaciones suelen ser de corta duración, por tanto, es habitual que se piense de la siguiente manera: si sólo voy a ver una vez (o en pocas ocasiones) a esta persona ¿qué más da lo que piense de mí? De esta manera nos permitimos decir y hacer cosas que en otro tipo de relación no haríamos.
  • No es necesario cuidar la relación. Si las dos personas tenemos claro que lo que queremos es sexo ¿para qué perder el tiempo con romanticismos?
  • No hay exclusividad sexual. Por tanto, podemos seguir disfrutando de esta relación y tener otras relaciones con otras personas (sean follamigos o no) sin tener que renunciar a nada.

¿Existe algún inconveniente?

Aunque todo parezcan ventajas, ser follamigos también tiene sus inconvenientes y es por lo que muchas personas deciden no tener este tipo de relación.

  • Duran un tiempo limitado. Los follamigos suelen ser relaciones de corta duración. Con el paso del tiempo es habitual que empiece a surgir cierta implicación emocional por aquello de que “el roce hace el cariño”, y es en ese punto donde la relación o evoluciona o se acaba.
  • A uno de los dos le gusta el otro. Si uno de los dos empieza a tener sentimientos por el otro y no es correspondido es probable que sufra intentando que el otro se enamore de él o ella.

Claves para decidir si es una relación para ti

A continuación te voy a proporcionar las claves que te ayudarán a ver si éste tipo de relación es para ti.

  • Autonococimiento: ¿Es un tipo de relación que encaja con mi manera de ser? ¿Y con mis valores?
  • Definir expectativas: ¿Qué espero de un follamigo? ¿Tengo claro que sólo es sexo?
  • Tiempo limitado: ¿Cuánto espero que dure? ¿Está durando demasiado?
  • Implicación emocional: ¿Cuáles son mis sentimientos hacia él /ella? ¿Me está empezando a gustar?

Después de contestarte a las preguntas anteriores con total sinceridad, creo que ya estás en condiciones de poder decidir si una relación de follamigos encaja contigo y que podrás disfrutar de las ventajas sin sufrir los inconvenientes.

Si tienes alguna duda sobre el tema o quieres hacerme un comentario, puedes ponerte en contacto conmigo en info@psicoblogger.com 

*María Martínez Murillo es psicóloga, sexóloga y terapeuta de pareja. Puedes encontrarla en: www.psicoblogger.com

 

 

 

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios