Santander: Centro Botín de arte y educación

Santander: Centro Botín de arte y educación

Ya está en marcha la edificación del Centro Botín de arte y educación que será un elemento más del circuito europeo del arte y entrada al eje cultural de la cornisa cantábrica. La Fundación Botín destinará 77 millones a su construcción, la mayor inversión privada en una infraestructura cultural en España. El centro se inaugurará el 1 de junio de 2014 y se espera que reciba 200.000 visitantes al año, y que su actividad genere anualmente 650 empleos. Sólo la construcción generará 1.400 puestos de trabajo durante los dos años de obras.

Ya está en marcha la edificación del Centro Botín de arte y educación que será un elemento más del circuito europeo del arte y entrada al eje cultural de la cornisa cantábrica. La Fundación Botín destinará 77 millones a su construcción, la mayor inversión privada en una infraestructura cultural en España. El centro se inaugurará el 1 de junio de 2014 y se espera que reciba 200.000 visitantes al año, y que su actividad genere anualmente 650 empleos. Sólo la construcción generará 1.400 puestos de trabajo durante los dos años de obras.

Su actividad integrará arte y un innovador programa educativo para desarrollar la creatividad y generar desarrollo social, con un presupuesto anual de 12,5 MM€. El Centro tendrá 2.500 m2 para exposiciones, una plaza interior multifuncional y espacios educativos y sociales. Unirá el centro de Santander a la Bahía con un nuevo parque con tres plazas públicas, una de ellas cubierta y otra con un anfiteatro para 1.000 personas.

"Se trata de un proyecto global, porque su actividad educativa y artística tendrá impacto en toda España y en el mundo, pero, a la vez, es un proyecto local, porque su primer objetivo es potenciar, con las artes, la vida de Santander”Con la retirada de la valla que separa el antiguo parking del Ferry del centro de Santander, Emilio Botín y Renzo Piano han iniciado, de forma simbólica, la construcción del Centro Botín. En el mismo acto, el prestigioso arquitecto italiano ha presentado el proyecto definitivo, que incluye un túnel de más de 200 metros que dobla la extensión de los actuales jardines de Pereda y une el centro de Santander con el mar. La construcción del Centro generará 1.400 empleos durante dos años, de ellos 900 en Cantabria. Atraerá 200.000 visitantes al año y su actividad contribuirá anualmente al mantenimiento de 650 puestos de trabajo, según un estudio elaborado por Deloitte.

Para la construcción del Centro la Fundación Botín hará la mayor inversión privada en un espacio dedicado al arte y a la educación en España, 77 millones de euros. La inversión supone “un salto cualitativo en la apuesta de la mayor Fundación privada de España por el desarrollo de nuestro país”, ha manifestado Emilio Botín durante la presentación del Centro.

El proyecto más social, global y local. “Es nuestro proyecto más social, porque es el que tiene más capacidad de crear riqueza cultural y económica”, ha dicho el Presidente de la Fundación en su intervención. Se trata también de “nuestro proyecto más global, porque su actividad educativa y artística tendrá impacto en toda España y en el mundo”. Pero, a la vez, “es nuestro proyecto más local, porque su primer objetivo es potenciar, con las artes, la vida de Santander”, ha dicho Botín delante del Secretario de Estado de Cultura, el Presidente del Gobierno de Cantabria, el Alcalde de Santander, y el Presidente de Puertos del Estado. El Centro introducirá a Santander en el circuito europeo del arte y la convertirá en puerta de entrada a un nuevo eje cultural en la cornisa cantábrica.

Arquitectura para crear ciudad y acercarla a la Bahía
El Centro Botín ha sido diseñado por el prestigioso arquitecto Renzo Piano, galardonado con el premio Pritzker y considerado como el mejor del mundo para diseñar espacios para el arte y para integrar las ciudades con el mar.

Piano ha descrito el Centro Botín como un espacio “para el arte, la música, la lectura, la educación y el intercambio cultural”. Este proyecto se enmarca en su trayectoria personal de diseño de centros culturales abiertos y accesibles a todos, desde el Centro Pompidou de París, pasando por el Auditorum de Roma, la Fundación Beyeler en Basilea, o la Morgan Library en Nueva York.

El primer objetivo del proyecto es unir el centro de Santander con la Bahía, hasta ahora separados por un parking. Gracias a un túnel de más de 200 m, se dobla la actual extensión de los jardines de Pereda, el principal parque histórico de Santander, y se acerca Santander al mar. El edificio “levita” sobre el terreno y no supera la altura de los árboles del parque, salvando y enmarcando las vistas de la Bahía.

Piano ha descrito el Centro Botín como un espacio “para el arte, la música, la lectura, la educación y el intercambio cultural”.En el diseño, la ligereza ha sido la principal búsqueda del arquitecto. El edificio se asienta sobre unas columnas para no quitar las vistas de la Bahía y dejar pasar la luz. Una de las mayores innovaciones técnicas del proyecto, que dotará al Centro Botín de un carácter especial, es el revestimiento del edificio con 360.000 piezas de cerámica. Serán como poros por donde “la piel pueda respirar”, de piezas planas en la parte inferior, que se abombarán en los laterales y en su camino hacia la cubierta se irán hinchando hasta abrirse. Todo para aprovechar la luz que llega de arriba para iluminar los espacios de arte, y la que llegará por abajo, reflejada en el agua, para dar luz a las nuevas plazas cubiertas que el edifico generará.

El edificio se distribuye en dos volúmenes, uno para el arte y el otro para la educación, conectados por un juego de pequeñas plazas y pasarelas que el arquitecto llama “pachinko” (“Pinball” en japonés). El Pachinko será un espacio público que llenará de vida el edificio y servirá, a la vez, como distribuidor exterior del Centro (En algunos detalles, recuerda al juego de ascensores y escaleras exteriores del Centro Pompidou).

El Centro dispondrá de 2.500 m2 para exposiciones, un espacio multifuncional para 300 personas, y espacios educativos y sociales. En planta baja sólo se ocuparán 350 m2 que se destinarán a un espacio social, abierto, que incluirá zonas de estar, restaurante y cafetería, y tienda. Las paredes de la planta baja serán de cristal y las instalaciones estarán en el sótano, para que en todo momento se puedan disfrutar las vistas de la Bahía.

La integración de arte y educación, columna vertebral del proyecto
El Centro Botín no será un museo, ni sólo un Centro de Arte. Su actividad integrará las artes y la educación con un objetivo social. El arte que por sí mismo fertilizará la vida de la ciudad, y el arte como medio para desarrollar la creatividad a través de un innovador programa educativo, fruto de la experiencia de la Fundación Botín en el desarrollo de la inteligencia emocional y social y de la creatividad.

La programación artística estará liderado por Vicente Todolí, Presidente de la Comisión Asesora de Artes Plásticas de la Fundación. Todolí, que dirigió la Tate Modern de Londres, será el encargado de potenciar y proyectar la ya larga trayectoria de arte de la Fundación Botín, que sólo hace unas semanas clausuraba la exposición de dibujos de Murillo más importante que ha habido hasta la fecha, y que esta misma semana inaugurará una importante exposición sobre María Blanchard Cubista producida con el MNCARS de Madrid. Además en el Centro tendrán su espacio la música, el cine, la poesía y otras formas culturales que, integradas con las artes y la educación, explorarán un nuevo modelo de centro ciudadano y social.

También te pueden interesar…

 ¿Ya has visitado Arte y Cultura en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?   

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios