EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish

Karen Peiró, maestra cervecera: “Ahora somos más mujeres en el sector”

Karen Peiró, maestra cervecera: “Ahora somos más mujeres en el sector”

Karen Peiró, jefa de producción y maestra cervecera de la fábrica de Damm, viene de una familia de tradición cervecera.

Karen Peiró conoce los entresijos del proceso de producción de la cerveza y hoy nos cuenta para MujeresyCía en qué consiste su profesión.

Hace más de 17 años que trabaja en Damm, ¿cómo surgió la vocación de ser maestra cervecera?

Vengo de una familia de tradición cervecera, así que en cierto modo, fue algo natural. Mi padre, por ejemplo, trabajaba en mantenimiento en la fábrica de Damm de la calle Rosselló, y mi padrino fue maestro cervecero y director de producción desde 1971, también en Damm.

Tenemos constantes pruebas de calidad, para garantizar que el sabor sea siempre el mismo y ser fieles a la receta original.

Recuerdo correr por la fábrica de pequeña con mi padre, quien me explicaba los entresijos del proceso de producción de la cerveza y, un verano, tuve la oportunidad de hacer unas prácticas. Hasta entonces, si bien era un mundo que era muy próximo a mí, no tenía intención de seguir los pasos de la familia. Pero es un mundo apasionante, y me atrapó…

¿Qué funciones desempeña como maestra cervecera?

Mi principal objetivo  es velar para que las recetas se elaboren de forma fiel y den como resultado una cerveza estable y regular, porque mientras que en otras bebidas el concepto cosecha permite que el resultado pueda ser diferente, en la gran mayoría de las cervezas esto no es así. Hay que tener en cuenta que nuestra cerveza se produce 100% con ingredientes naturales y, por tanto, y el reto está en que el resultado final sea siempre el mismo.

Del mismo modo, adecuar los procesos y recetas de las nuevas cervezas creadas en Damm para que lleguen a todos los consumidores es una parte importante del trabajo.

Además, es importante planificar la producción de los diferentes tipos de cerveza en función de la demanda para tener a disposición del consumidor la cerveza más fresca.

Usted es ingeniera química… ¿cuál es la formación necesaria para ser un maestro cervecero?

Aquí la mayoría de cerveceros dedicados a producción tenemos formación en  carreras de  perfil técnico, químico, agrónomo y después se realiza un posgrado o máster de especialización para completar la formación de cervecero.

Hay otros países con mayor tradición  en que existe la carrera específica de cervecero. Aun así, son solo unas 5 o 6 escuelas en todo el mundo que enseñan a elaborar la cerveza según las características de cada país: Alemania, Bélgica, España, UK, Estado Unidos… pero todas bajo un denominador común.

¿El sector cervecero está muy masculinizado o hay muchas maestras cerveceras?

La verdad es que hasta hace un par de décadas sí que era muy masculino, en parte porque había una parte del trabajo que era muy manual y que requería de fuerza física. Pero con la automatización de muchos procesos esto cambió. Ahora somos más las mujeres que trabajamos en el sector, si bien es cierto que siguen predominando los hombres.

Se ha puesto de moda elaborar la propia cerveza. ¿Afecta este movimiento a la producción de las grandes marcas?

Creo que es una buena señal, ya que significa que cada vez más personas tienen mayor cultura cervecera, y esto suma para todos, porque despierta mucho interés. Además, es una forma de que los consumidores entiendan el complejo proceso que hay detrás de la producción de una cerveza. Que los consumidores se abran a probar nuevos estilos de cerveza. Nuestra experiencia cervecera  nos ha llevado a  crear y ofrecer nuevos productos muy innovadores.

¿Hay diferencias entre la cerveza que elige un hombre o una mujer?

Como en todo siempre hay excepciones pero quizás la mayor diferencia  está en la elección  del nivel de amargor y alcohol. En este sentido, las mujeres tienden a preferir cervezas menos amargas y suaves. Y aunque parezca curioso las cantidades y el vaso en el que se sirve la cerveza puede influir en la elección de ambos sexos.

Usted ha comentado que es muy difícil conseguir el mismo sabor en la cerveza. ¿Cómo lo consigue?

Lo conseguimos cuidando mucho el producto y el proceso de elaboración. Tenemos constantes pruebas de calidad, para garantizar que el sabor sea siempre el mismo y ser fieles a la receta original. Pero como le digo, esto implica un control muy riguroso de todo el proceso, conocer muy bien los ingredientes y su origen, y buscar la excelencia.

Ahora somos más las mujeres que trabajamos en el sector, si bien es cierto que siguen predominando los hombres

En Damm contamos con maltería propia en La Moravia. En ella transformamos el grano de cebada en malta, y esto nos ayuda a tener un mayor control desde el inicio del proceso de elaboración de la cerveza.

Además, compartimos con los agricultores que nos proveen las mejores prácticas en materia de sostenibilidad, garantizando así que los valores que nos definen sean aplicados también por ellos.

¿Hacia dónde se dirige la innovación en el sector cervecero?

La innovación es una constante, tanto en el proceso productivo como en la generación de nuevos productos. Pero también concierne a la sostenibilidad y a la gestión eficiente de los recursos, algo que es muy importante en Damm.

En cuanto a tendencias, vemos cómo está naciendo un nuevo mercado de cervezas más intensas, con sabores y olores impactantes propios de estilos cerveceros de otros países. También las cervezas gastronómicas, pensadas para disfrutar con la comida, están en auge.

¿Cuál es su cerveza favorita?

Imposible  decirlo, ¡muchas!  Pienso que cada cerveza tiene su momento. Hay una variedad infinita de cervezas que  dan juego como aperitivo, acompañando platos principales, postres, como copa de sobre mesa, incluso hay creaciones en cócteles  sensacionales.

El clima, la comida con la que se marida, el lugar o incluso la compañía, es un todo para disfrutar de la experiencia de saborear una buena cerveza.

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios

Notas relacionadas