EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish

Sara Navarro: “las mujeres no somos parte del problema, sino de la solución”

Sara Navarro: “las mujeres no somos parte del problema, sino de la solución”

Entrevistamos a la presidenta de la Asociación Madrileña de Mujeres Directivas y Empresarias (AMMDE), la empresaria, Sara Navarro.

La Asociación Madrileña de Mujeres Directivas y Empresarias (AMMDE), es una organización sin ánimo de lucro que se constituyó en el año 1987. Desde sus orígenes, han trabajado para mejorar la situación de las mujeres en el entorno profesional y empresarial. Hoy entrevistamos a su presidenta, la empresaria Sara Navarro.

¿Cuáles son las tendencias en el futuro laboral?

Una de las claves para las empresas será tener la habilidad para captar y retener el talento y la capacidad para gestionar equipos de modo eficiente desde un liderazgo inclusivo y horizontal.

Nos cuesta mucho dar el paso porque no tenemos la suficiente confianza en nuestras capacidades y nos da miedo el fracaso.

Por otro lado, van a surgir muchas nuevas profesiones relacionadas con las nuevas tecnologías y la transformación digital. Dentro de este escenario, se van a consolidar dos tendencias muy claras: el microautónomo que trabaje por proyectos, por un lado, y por otro el telecommuting.

¿Cómo debería adaptarse la empresa al entorno actual? 

Una de las claves es la flexibilidad. Ahora, gracias al contacto directo y el feedback continuo que nos proporciona el entorno digital, sabemos con mayor precisión las opiniones, los gustos y el ‘sentir’ de nuestros clientes. Podemos predecir las tendencias y adelantarnos a lo que nos van a pedir.

Que se esté perdiendo el 50% del talento es un derroche que, como sociedad, no nos podemos permitir.

Será fundamental que las empresas estén preparadas para el cambio continuo, contando con buenas herramientas, procesos de análisis y capacidad de respuesta.

El factor diferenciador será la creatividad, el pensamiento fuera de la caja, el talento para proporcionar soluciones impensadas.

Como empresaria, cuáles son en su opinión los pasos a seguir para hacer de una idea, un negocio.

Lo primero es rodearse de un buen equipo, o contar con el asesoramiento adecuado. Tú puedes saber mucho de tu producto, porque es tu pasión. Pero convertir eso en una empresa requiere de una serie de conocimientos: desde negociar un alquiler hasta la correcta forma de comunicar lo que vendes, pasando por elegir una estrategia financiera adecuada a tu modelo de negocio…

Ellos nos siguen llevando la cabeza en emprendimiento y liderazgo ¿Cuál es nuestra asignatura pendiente más urgente?

Acabar de creernos que somos tan capaces. Llevo muchos años viéndolo en el entorno del emprendimiento femenino. Nos cuesta mucho dar el paso porque no tenemos la suficiente confianza en nuestras capacidades y nos da miedo el fracaso. Son sólo barreras psicológicas.

Teletrabajo, conciliación, racionalización de horarios, igualdad… ¿cuáles de estos términos formarán parte de nuestro futuro profesional?

Todos esos términos serán de obligada conjugación. El teletrabajo cada vez está más presente. Ahora bien, según recientes estudios, las personas que sólo teletrabajan acaban ofreciendo una performance más baja, toda esa parte que se pierde de contacto con otros compañeros, el contexto de comunicación en el que se generan ideas… hace que los resultados sean más pobres.

El rendimiento se dispara cuando se aplican medidas de racionalización y conciliación. Las empresas tendrán que adaptarse a lo que ya están haciendo las multinacionales y empresas grandes, que son las que arrastran a las demás en estas transformaciones.

En cuanto a los temas de género, sin duda se irán balanceando los equipos según se vayan aplicando las medidas que acabamos de comentar.

¿Cuánto tiempo habremos de esperar para que se implanten del todo? 

No sé cuánto tiempo tendrá que pasar hasta que veamos una igualdad plena, pero lo que sí sé es que las mujeres no somos parte del problema, sino de la solución. Que se esté perdiendo el 50% del talento es un derroche que, como sociedad, no nos podemos permitir.

¿Un consejo de oro?

Tener una confianza ciega en una misma y derrochar pasión por lo que hagas. La clave es convertir lo que te gusta en tu trabajo o en tu empresa, porque entonces ya no es trabajo, es diversión. Dejar de lado los miedos, tener claros tus límites y gestionar expectativas realistas, pero sin dejar de soñar… sé que puede parecer un juego de malabares, pero hay que intentar mantener el equilibrio. Y si se nos cae una pelota, nos agachamos y la recogemos, no le damos una patada…

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios

Notas relacionadas