Para las francesas se acabaron las ´señoritas´

156

Varias asociaciones de feministas francesas se manifestaron en contra de los formularios oficiales y corporativos que contienen la casilla "mademoiselle" ("señorita", en francés), por "atentar contra la vida privada de las mujeres". Así lo aseguró Agathe Paintaud, representante del colectivo "Osez le féminisme!".

Invasión a la privacidad

La casilla, de uso muy extendido en la administración aunque no obligatorio por ley, es "intrusiva" en la privacidad de las mujeres y revela de un trato "machista", alegó Paintaud, quien indicó que a los hombres "no se les pide que indiquen su estado civil".

Aunque esos gestos son simbólicos, "hacen parte de un todo" que se expresa de forma más cruda en ámbitos como la desigualdad salarial o el maltrato. Para "Osez le féminisme!", esa costumbre es "reveladora de la concepción retrógrada del matrimonio", en el sentido de que "transmite la impresión de que una mujer sólo alcanza su plenitud una vez casada, cuando, entonces sí, se iguala ‘madame’ a ‘monsieur’" (señora y señor)."

Asimismo, puntualizó que otros países como Dinamarca, Alemania o Portugal han erradicado su uso administrativo, y que en Francia "carece de sentido" hoy en día ya que uno de cada dos nacimientos se produce fuera del matrimonio.

Madame ou madame

La campaña en Francia, que quiere propagarse desde la página web "madameoumadame.fr", tratará de lograr el pronunciamiento del Gobierno galo sobre la cuestión, aunque la dificultad principal de esa lucha se encuentra precisamente en que la ley no obliga a utilizar dicha diferenciación.

"Pedimos que las costumbres cambien y que no se pongan obstáculos a las mujeres que quieren cambiar" ese aspecto, destacó Paintaud, quién indicó que "a menudo" las personas del sexo femenino se topan en la administración con demandas de papeles que certifiquen su estado civil "cuando no tienen derecho a ello".

Lenguaje sexista

La militante feminista recordó también que existen otros ejemplos de lenguaje sexista en la administración como el que pide a las mujeres su apellido de soltera en el caso de que estén casadas, ya que la mayoría de las mujeres en Francia cambian su apellido tras el enlace matrimonial.

Aunque esos gestos son simbólicos, "hacen parte de un todo" que se expresa de forma más cruda en ámbitos como la desigualdad salarial o el maltrato, aseguró.

No obstante, esa asociación feminista no cree que su iniciativa vaya a erradicar el término "señorita" del diccionario, ni es lo que pretende.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Igualdad de género en nuestra ZONA SOCIEDAD?