EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish

La magia del Global Summit of Women

La magia del Global Summit of Women

La semana pasada se celebró el Global Summit of Women en Paris entre el 5 y el 7 de Junio. De hecho, un gran número de sus participantes están aún a día de hoy conociendo las empresas vitivinícolas de la prestigiosa región de Burdeos. La magia de este evento no proviene del hecho de que una mujer llena de energía y que ya conocemos, Irene Natividad, lleve 24 años organizándolo;  tampoco emana  de que se haya celebrado en la glamurosa Ciudad de la Luz y del Amor, París, ni por sus  más de 1.200 mujeres provenientes del mundo entero -81 países para ser más exactos-.

La semana pasada se celebró el Global Summit of Women en Paris entre el 5 y el 7 de Junio. De hecho, un gran número de sus participantes están aún a día de hoy conociendo las empresas vitivinícolas de la prestigiosa región de Burdeos. La magia de este evento no proviene del hecho de que una mujer llena de energía y que ya conocemos, Irene Natividad, lleve 24 años organizándolo;  tampoco emana  de que se haya celebrado en la glamurosa Ciudad de la Luz y del Amor, París, ni por sus  más de 1.200 mujeres provenientes del mundo entero -81 países para ser más exactos-.

Que este evento se haya ido celebrando en Paris, Kuala Lumpur, Estambul o Santiago de Chile, China o cualquier otro país, es parte de su encanto, pero eso no es más que alguno de los ingredientes de su  magia. Pero, ¿se puede decir de un evento llamado  igualmente el "Davos de las Mujeres" que tenga  magia? Sinceramente sí, y justamente porque es un evento lleno de diversidad, donde no se trata de que todo el mundo vaya de traje gris, para no dar la nota, sino que de lo que se trata es de reconocer la diversidad como un valor y dejar que los colores iluminen el espacio.

Allí las mujeres han ido para conocerse, para hacer networking, para plantearse que seguramente alguien tiene una necesidad y que otros empresarios/empresas podrán ayudar a cubrirla. El intercambio de tarjetas es parte del objetivo.

Es un evento lleno de diversidad, donde no se trata de que todo el mundo vaya de traje gris, para no dar la nota, sino que de lo que se trata es de reconocer la diversidad como un valor y dejar que los colores iluminen el espacioOtro gran objetivo es el de comprender la situación de la mujer en el mundo. Escuchar atentamente al primer ministro francés Manuel Valls que Francia siempre estará al lado de las mujeres, liberando un espacio en su agenda para hablar delante de esas 1.300 mujeres venidas del mundo entero, en un Summit que competía con el aniversario del "Desembarco de Normandía", con la presencia de la reina de Inglaterra  y la del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, …  y  por si fuera poco en una ciudad tomada por todos los seguidores de uno de los eventos más vistos en el mundo entero: el Rolland Garos.

Allí estuvo Najat Vallaud-Belkacem, ministra de los derechos de la Mujer, Ciudades, Juventud y Deportes, presente una y otra vez para acompañarnos  y recordando que si bien los derechos de la mujer existían frente a la ley se estaba aún lejos de cumplir en la realidad del día a día. Y allí estuvo la embajadora de Brasil, próximo anfitrión del Global Summit of Women 2015, explicando que ya se habían aprobado, legalizado la igualdad hombre mujer en Brasil.  Así pasaron expresidentas, vicepresidentas y presidentas de países como Kosovo, Malta, Finlandia, Vietnam, hablando de cómo trabajar la igualdad de oportunidad, gestionar la evolución de la mujer dentro de las sociedades y compartir cuáles fueron sus experiencias como mujeres, además de cómo llegaron a ser presidentas. Tuvieron sus momentos de intervención igualmente representantes de la ONU como la honorable Phumzile Mlambo-Ngcuka con un discurso tan rotundo como sintético para la abolición de la lacra de los matrimonios tempranos, recordando que no se avanzaba nada con mandar las niñas a la escuela si era para que a los 10-12 años se las casara.  Es entonces cuando te das cuenta de que una convención de tantas mujeres del mundo no es más que un pequeño esfuerzo para cambiar el mundo y llevar la sociedad hacia la abolición de tantas atrocidades que desconocemos hasta que nos acercamos a alguna organización que lucha para defender situaciones anómalas independientemente de la cultura de la que se proviene.

En la cena de gala y entrega de premios se homenajeó igualmente a Viviane Reading por su labor hacia los derechos de la mujer Pasaron por el Summit más de 100 personalidades, entre las cuales el CEO de Société Générale, , Frédéric Oudéa, que recibió uno de los premios de reconocimiento, además de representantes empresariales como el CEO de Taj-Deloitte (Francia), Gianmarco Monsellato, el Former CEO, Sol Trujillo, de US West, Orange and Telstra (USA) y el CEO de Technip (Francia) que terminó su intervención diciendo que la igualdad de oportunidades era simplemente una cuestión de principios, y que no había que adornarla de ningún otro discurso apoyado por cifras, argumentos…

Dentro de tantas intervenciones de alto nivel en la cena de gala y entrega de premios se homenajeó igualmente a Viviane Reading por su labor hacia los derechos de la mujer, así como a la ministra francesa Najat Vallaud-Belkacem, en agradecimiento hacia su labor y clara evolución de las mujeres en los consejos de administración gracias a las leyes  implantadas en estos últimos años en Francia.

Son demasiadas las vivencias que experimenta una en un acontecimiento de estas características. La delegación española, liderada por Margarita de Cos, responsable de los Major Donors para la WWF, fue en número de participantes la cuarta representación en este Summit de Paris.

En la ceremonia de cierre se cantó y se bailó. ¿Es ese es el lado folklórico? ¡No! Es comprender que las formas de expresión son tan diversas como las culturas, y que cantar y bailar son medios de comunicar, de ser uno mismo y que al fin y al cabo este era y es un encuentro para crecer, aprender, comprender, conocer, empoderarse, para replantearse cómo es la sociedad de hoy en día, replantearse cuál es la sociedad del futuro que queremos tener y qué hemos de hacer y cómo hemos de comportarnos para cambiar las cosas, para replantearnos si realmente es necesario encorsetarse o mantener una serie de convenciones que tal vez ya no tengan tanto sentido como se cree. Hemos de aprender de las demás culturas e integrar en las nuestras lo que nos permita ser mejores personas para los que nos rodean y para el planeta.

*Maitena Servajean es Head and Leadership & HR Consulting en Penna PLC

 

Otros artículos de nuestros/as columnistas…

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?

 

 

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios