Mujer: trabajar 10 años más para lograr el mismo sueldo que un hombre

419

La vicesecretaria general de UGT, Cristina Antoñanzas, ha denunciado que las mujeres necesitan, de media, trabajar diez años más que los hombres para igualar su retribución. Estos han sido los datos que se desprenden del informe «Reducir la brecha salarial, la prioridad».

De acuerdo con este documento, que recoge datos de 2016, las mujeres recibieron en ese año una retribución un 22,35 % inferior a la de los hombres –14,68 % en términos de salario por hora–, es decir, que cobraron 5.793 euros menos de media.

Antoñanzas ha apelado a «tomar cartas en el asunto» y ha instado a modificar la ley para avanzar en la normativa de igualdad retributiva.

Para UGT, esto se debe a la segregación ocupacional y sectorial, es decir, a que las mujeres ocupan los sectores de actividad con menor reconocimiento económico y las categorías más bajas. Los puestos de alta dirección están ocupados por hombres, mientras que los de base lo están por mujeres, ha resumido.

La retribución impacta en la pensión

La brecha salarial es mayor en los contratos indefinidos (23,78 %) que en los temporales (11,98 %) y en la jornada a tiempo completo (12,51 %) que a tiempo parcial (6,65 %). Aunque la brecha salarial se ha reducido ligeramente con respecto a 2015, cuando era del 22,73 %, sigue siendo relevante en términos de «independencia económica» y proyecto vital, ha subrayado Antoñanzas, que ha recordado que estas menores retribuciones impactan también en las pensiones que se cobrarán tras la jubilación.

El documento constata que el 16,81 % de los trabajadores asalariados están por debajo del índice de pobreza, de los que el 64,25 % son mujeres. En ese sentido, Antoñanzas ha recordado que el 68 % de los trabajadores que cobraban el salario mínimo en 2016 –que entonces era de 655 euros brutos al mes– eran mujeres.

Por sectores, la mayor brecha se da en las actividades administrativas y servicios auxiliares (32,61 %) y actividades profesionales, científicas y técnicas (31,36 %) y la menor, en transporte y almacenamiento (7,64 %) y educación (8,62 %).

Por Comunidades

Especialmente significativo es el caso de las industrias extractivas, donde las mujeres ganan un 9,9 % más de los hombres, si bien el sindicato puntualiza que este sector solo emplea al 0,16 % de los asalariados y las mujeres solo constituyen el 10 % de sus empleados. Por comunidades autónomas, la mayor brecha se da en Asturias (29,37 %), Navarra (28,02 %) y Cantabria (27,74 %) y la menor, en Canarias (13,89 %), Baleares (15,39 %) y Extremadura (19,46 %).

También la edad es un condicionante de la brecha salarial, con mayor incidencia en las franjas elevadas (50,36 % a los 65 años o más) que entre los más jóvenes (12,5 % de 25 a 29 años).

Por ello, Antoñanzas ha apelado a «tomar cartas en el asunto» y ha instado a modificar la ley para avanzar en la normativa de igualdad retributiva, hacer que los planes de igualdad sean obligatorios en más empresas –actualmente solo lo son para las de más de 250 trabajadores– y lograr mayor transparencia salarial, así como reforzar la inspección de trabajo e imponer sanciones.