Los personajes femeninos son consumistas, superficiales y celosos

238

Las mujeres están en minoría en las series de dibujos animados, los personajes femeninos sólo representan el 33,6%, es decir, hay una chica por cada dos chicos y, además, están aparecen generalmente asociadas a estereotipos negativos: son mujeres consumistas, superficiales, celosas y obsesionadas por su aspecto físico y por agradas a los demás.

Estas son las conclusiones del estudio más completo sobre dibujos animados realizado hasta la fecha en España, sus autores son un equipo de investigación de la Universidad de Granada que han analizado 163 series y 621 personajes en series tan populares entre la infancia como Monster High o Shin Chan.

Del trabajo se pueden extraer muchas conclusiones interesantes, muchas de ellas relacionadas con cuestiones de género, según un  comunicado de la Universidad.  Así, por norma general, los personajes femeninos de los dibujos presentan un físico saludables, si bien muchas de estas mujeres están excesivamente delgadas, una característica que no se ve en los personajes masculinos. Además, existen un número pequeño de mujeres, normalmente mayores, que presentan sobrepeso, algo que no aparece tanto en el caso de los hombres.

Entre las cualidades de la personalidad de los personajes femeninos "destaca su inteligencia, ya que en numerosas ocasiones las chicas hacen una reflexión sobre sus situaciones y el modo de resolverlas. Con todo, también existe un gran número de mujeres un tanto presuntuosas", advierten los autores principales de este trabajo, los profesores de la UGR Concepción Alonso Valdivieso y Jesús Pertíñez López.

Las Monster High como ejemplo de los estereotipos negativos

La madre del travieso Shin Chan tampoco se libra de los estereotipos, al ser retratada como una mujer histérica y gritona, además de ser presentada como una loca de las rebajas. Sin embargo, desde el equipo de investigación señalan la popular serie Monster High como ejemplo de la "nefasta imagen" que los dibujos animados transmiten de la mujer, "con unas protagonistas absolutamente superficiales que van al instituto en tacones y muy maquilladas, que siempre están hablando de su imagen y cuya mayor preocupación es conquistar a los chicos".

Los investigadores señalan que, en el caso de los personajes humanos (ya que también hay muchos zoomorfos), "es impactante que la inmensa mayoría son blancos, y en contadísimas ocasiones aparece un protagonista negro, chino o sudamericano". En el caso de los personajes masculinos, los investigadores de la Universidad de Granada destacan que por norma general todos tienen un físico saludable, ni obesos ni delgados, y es curioso que lo más frecuente es que no ejerzan ninguna profesión, mientras que las chicas son en su mayoría estudiantes. "Además, siempre que aparece un cargo directivo (alcalde, presidente, etc.) se trata de un hombre, y el padre es el que trabaja. Las madres son siempre amas de casa (con la excepción de la serie Johnny Test, donde la madre es la que trabaja y el padre se encarga de las tareas del hogar)".

Los investigadores señalan que, en el caso de los personajes humanos (ya que también hay muchos zoomorfos), "es impactante que la inmensa mayoría son blancos, y en contadísimas ocasiones aparece un protagonista negro, chino o sudamericano. Esto significa que existe aún una lejanía no sólo en el tratamiento igualitario entre sexos, sino también entre razas. No se puede ofrecer esta visión del mundo a niños que absorben y aceptan esta realidad como verdadera, ya que les educa en creencias y actitudes equivocadas y obsoletas", advierten.

Las mujeres apenas dirigen

Otro aspecto que ha puesto de manifiesto el estudio llevado a cabo en la Universidad de Granada es que la inmensa mayoría de las series de dibujos animados están dirigidas por hombres: sólo el 9,2% han sido dirigidas por una mujer, una cifra que se reduce al 7,4% en el caso de las series de animación españolas. "Este dato refleja perfectamente la dificultad de las mujeres para alcanzar puestos directivos -explican los autores-, ya que hay muchas más mujeres con titulaciones como Bellas Artes o Comunicación Audiovisual que hombres".

A la luz de los resultados de este trabajo, los investigadores de la Universidad de Granada advierten de la necesidad de controlar las series de animación que ven nuestros hijos. "La mayoría de los padres piensan que, por el mero hecho de ser dibujos animados, su contenido es inofensivo y adecuado para la edad de sus hijos, y no hay nada más lejos de la realidad: los dibujos no pueden hacer la vez de cuidadores de nuestros hijos", concluyen Alonso y Pertiñez.

 

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Igualdad de género en nuestra ZONA SOCIEDAD?

 

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE