Las listas, las cuentas, ¿y yo qué quiero?

Las listas, las cuentas, ¿y yo qué quiero?

Hablamos de conciliación, del uso del tiempo, nos enloquecemos para que nuestras obligaciones - arremolinadas en la cabeza - se cumplan en tiempo y forma. El problema tal vez, es que en la medida en que las mujeres salimos a lo público, nos salimos (un poco) de la casa. Y mientras tanto nuestros compañeros de ruta...

Hablamos de conciliación, del uso del tiempo, nos enloquecemos para que nuestras obligaciones – arremolinadas en la cabeza – se cumplan en tiempo y forma. El problema tal vez, es que en la medida en que las mujeres salimos a lo público, nos salimos (un poco) de la casa. Y mientras tanto nuestros compañeros de ruta…

Para no deprimirnos, el primer artículo en este envío, es una buena noticia: aunque nuestros abuelos no se atrevieran a cambiar un pañal, nuestros varones se involucran con el embarazo desde el primer momento. Las nuevas masculinidades se van construyendo y aquí celebramos la existencia de estos hombres nuevos. También ayudará a acelerar los tiempos del cambio el nuevo proyecto de ley que establece que los apellidos de la madre y del padre podrán usarse sin distinción. Si hay problemas para decidirlo, se puede optar por el orden alfabético. Y esto resuelve además el problema de quienes son madres solas.

Igual, hay que reconocerlo, lo que dice la viñeta esta vez no está caricaturizado. "No sé qué cuenta hago, que nunca me tengo en cuenta", es una verdad literal. No vamos a repetir la lista que cada una tiene, en papel, en planillas o en la cabeza… Pero a que la lista del cole o la comida del perro conviven con la reunión por el ascenso, casi en el mismo instante.

No por eso perdemos las esperanzas. Los cambios ya son palpables y las nuevas tecnologías aportan lo suyo. "El mundo online es la auténtica aldea global", nos dice María José Navarro que junto a su socia logró independizarse con su negocio, Bodabook, mientras las nuevas generaciones que nacieron rodeados de tecnología, son nativos en el país de los clicks, y hasta se atreven a decir que el digital es su "lenguaje materno". ¿Será sexista decirle así?

Finalmente, tenernos en cuenta de verdad tiene que ver con registrar los placeres propios. Incluso, poder reconocer que nos gustan las reuniones, compartir el tiempo con colegas, y ni hablar de los logros. ¡Festejemos entonces con un vino Rosa de Argentina con los toques más actuales de diseño y los matices de cata más sutiles. Cerremos aquí. Llegó la hora de tenernos en cuenta. Y eso, es un trabajo muy serio.

Buen fin de semana!

Nos reencontramos el martes.

Visita el Blog de Diana Raznovich

Otros artículos de la autora…

¿Ya has visitado Humor en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios