Elegir las palabras adecuadas para que tu mensaje tenga éxito y cale

763

Aquella reflexión se me ha quedado grabada en la memoria para siempre y la aplico de forma recurrente cuando hablo sobre cómo contar la historia de una marca o de una persona.

Rómar contó que cuando empiezas a escribir, las palabras están alrededor de tu cabeza. Fluyen, muchas, de forma insistente y rápida. Hay miles y miles para elegir. Cuando ya aprendes a escribir y a contar historias, las palabras aparecen de nuevo en tu mente. Pero, ya no son muchas, ya son pocas y de esas pocas, eliges la o las que mejor se adecuen a lo que estás contando.  La que tenga ese significado exacto que estás buscando, la que le dé esa intención. Exactamente lo mismo ocurre con la elección de las palabras en el área de la comunicación.

Te darás cuenta de lo eficaz que puede llegar a ser una buena frase y el impacto que puede llegar a tener.

A veces, me preocupa el uso, o mejor dicho, el mal uso de la escritura sobre todo desde que la tecnología ha pasado al primer plano de nuestras vidas y escribimos con abreviaturas y sin signos de puntuación o entonación. Cada vez redactamos peor, eso es una realidad, pero, aunque utilicemos los teclados digitales para hacerlo, eso no es ninguna excusa para no hacerlo bien. El buen uso del lenguaje en la construcción de un mensaje puede conseguir grandes cosas. Depende de cómo esté escrito puede ser eficaz o no, calar más hondo o quedarse en la superficialidad, generar un impulso de compra o mantenerse en: lo dejo para otro momento y ya lo veré porque no me acaba de convencer.

En relación a las marcas es realmente importante elegir las palabras apropiadas y exactas para definirlas o contar las historias que hay detrás. Lo que en comunicación se ha denominado como `Storytelling’.

Mucho sobre esto, se puede ver en este famoso video donde una publicista cambia un cartel escrito por un ciego que pide dinero en la calle. Al recibir mucho más dinero, el ciego, otro día le pregunta: ¿Qué es lo que hiciste con el cartel? Y ella le contesta: ‘escribí lo mismo, pero con palabras diferentes’.

En definitiva, si estás desarrollando tu mensaje personal o el mensaje de una marca o empresa siéntate a pensar y dale vueltas al sentido, al tono y al mejor enfoque que puedas darle. No tengas prisa, deja que las palabras asomen y no las elijas sin ton ni son. Te darás cuenta de lo eficaz que puede llegar a ser una buena frase y el impacto que puede llegar a tener. Y cuando lo tengas repítela hasta la saciedad, pero eso ya te lo cuento en otra tribuna.

Artículo anteriorMujeres en puestos de dirección, una tarea inacabada
Artículo siguienteAna Graciani, nueva presidenta de la Fundación SGAE
Marian Gómez Campoy
Marian Gómez Campoy es Periodista y Fundadora del estudio boutique de Relaciones Públicas MGC&Co. Public Relations y de MGC&Co Talent gestión de talentos. Emprendedora nata. Especializada en incrementar la visibilidad de marcas y personas ante sus públicos objetivo en cualquier entorno. A través de medios de comunicación, blogs, influencers o acciones de RRPP. Experta en marca personal desde 2012. Trabajando para marcas multisectoriales nacionales e internacionales del sector de la moda, tecnología, belleza, gastronomía, decoración, finanzas, publicidad, teatro, lifestyle, servicios empresariales....etc. Gestiona talentos a través de MGC&Co Talent y beca mujeres para ayudarles a incrementar su visibilidad y la de las empresas que dirigen, para conseguir sacarlas adelante. Escritora, copywriter y promotora de nuevas iniciativas creativas. Creadora de una red de estudios boutique con presencia en más de 14 ciudades, 13 países y 5 continentes. Antes de su etapa emprendedora trabajó como Directora de Comunicación y|o Marketing en distintas empresas nacionales e internacionales como: InterContinental Madrid o Grupo Intereconomía. Licenciada en Periodismo por la Universidad San Pablo CEU. Tiene dos Másteres: PDD y Dirección Comercial y Marketing. Profesora colaboradora de distintas escuelas de negocio hablando siempre de emprendimiento, comunicación y RR.PP. Su filosofía de vida en la empresa: formación constante, dinamismo y tesón. Nunca se rinde ante las dificultades. No se limita. Nunca.