EEUU: Las mujeres vuelven a marchar contra Trump

EEUU: Las mujeres vuelven a marchar contra Trump

Miles de mujeres se reunieron el sábado en Estados Unidos para expresar su mensaje de oposición a Donald Trump y apoyar los derechos de las mujeres.

El grupo nacional de la Marcha de las Mujeres arrancó el pasado sábado en Freedom Plaza, en la capital de Estados Unidos. Además de esa marcha, se organizaron eventos y mítines en todo el país por parte de diferentes grupos, algunos afiliados a la organización nacional Women’s March Inc. y otros que no lo son. Muchos de los partidarios del movimiento buscan canalizar dos años de impulso y causa común contra el presidente Donald Trump hacia políticas progresistas.

Es el tercer año de las marchas de mujeres. El primero, en enero de 2017, comenzó como un despliegue de resistencia a la elección de Trump. En 2018, el movimiento cambió para centrarse en las elecciones intermedias.

Los organizadores de Washington dicen que este año se trata no solo de conmemorar victorias como las del Partido Demócrata por parte de las mujeres en las elecciones intermedias, sino también de promover las leyes progresistas.

Las marchas se producen porque las preocupaciones sobre la diversidad y la inclusión han sacudido a los grupos en todo el país.

Eso incluye presionar por un documento de políticas que llaman “Agenda de la Mujer”, que trata temas como los derechos de los inmigrantes, la violencia contra las mujeres, los derechos y libertades civiles y la justicia climática, entre otros. “La agenda se enfoca específicamente en acciones legislativas y políticas que pueden lograrse para 2020”, dijo la Directora de Operaciones de la Marcha de las Mujeres, Rachel Carmona.

Jessica González-Rojas, directora ejecutiva del Instituto Nacional de Latinas para la Salud Reproductiva, describió la agenda como una herramienta de política. Los organizadores de diferentes ciudades pueden usarla para abordar temas que son importantes para sus comunidades.

Lo que lo hace único es que aborda los problemas usualmente neutrales al género, como la inmigración, y ofrece soluciones de políticas que benefician específicamente a las mujeres y familias, dijo. “Se trata de observar las diferentes identidades entre mujeres y las soluciones políticas para abordar los ataques contra esas identidades”.

En Nueva York, los manifestantes llenaron parte de Foley Square para un “Rally de Unidad de Mujeres”. Los organizadores dijeron que apuntan “a exigir la igualdad de justicia para las mujeres negras, las mujeres inmigrantes, las mujeres de color y las personas no conformes con su género”.

Los oradores programados allí incluyen a la primera dama de la ciudad de Nueva York, Chirlane McCray, a la activista por los derechos de las mujeres Gloria Steinem y a Alexandria Ocasio-Cortez, la legisladora cuyos seguidores entre los progresistas de todo el país la han convertido en una de las demócratas más destacadas de la Cámara de Representantes.

Preocupación por la diversidad, inclusión y alegatos de intolerancia

Las marchas contra Trump se producen porque las preocupaciones sobre la diversidad y la inclusión han sacudido a los grupos en todo el país. Las acusaciones de intolerancia contra los líderes de Women’s March Inc., el grupo nacional formado por los organizadores de la marcha de 2017, amenazan con eclipsar el trabajo de activistas de base.

Una de las líderes del grupo nacional fue criticada en particular por su asociación con el líder de la Nación del Islam, Louis Farrakhan. Farrakhan, que ha liderado el grupo nacionalista negro desde 1977, es conocido por su discurso de odio hiperbólico dirigido a la comunidad judía e hizo comentarios como “los judíos poderosos son mi enemigo” en febrero.

El grupo ha publicado numerosas declaraciones que condenan el antisemitismo y se comprometen a aprender de sus errores a través de la capacitación y las discusiones, promesas que las personas asociadas con el grupo dicen que están en marcha.

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios