‘Déjate llevar’, de Leticia Dolera, mejor serie en el festival Canneseries

231

La serie Déjate llevar, escrita, dirigida y protagonizada por Leticia Dolera, se llevó este miércoles el premio a la mejor serie en la segunda edición del festival Canneseries. Además, la serie obtuvo el premio especial a la mejor interpretación para las tres protagonistas: Dolera, Celia Freijeiro y Aixa Villagrán.

Dolera dedicó el reconocimiento a todas las mujeres que han colaborado en la adquisición de los derechos de la mujer.

La barcelonesa, rodeada de sus compañeras de reparto y claramente emocionada, agradeció el premio a todo el equipo de la serie. Leticia Dolera, uno de los rostros más identificados en España con el feminismo, dedicó el reconocimiento a todas las mujeres que han colaborado en la adquisición de los derechos de la mujer. La cultura y las historias son puentes de empatía, escritas para luchar contra la intolerancia, el racismo y el machismo», dijo sobre el escenario la actriz, quien consiguió levantar una sonada ovación.

Las mujeres en el centro de la historia

La serie, producida por Movistar+, se centra en tres mujeres en la treintena que se enfrentan a una crisis de identidad y cuestionan la maternidad, la sexualidad. La protagonista es María, interpretada por Leticia Dolera, una mujer estricta y de ideas rígidas que decide cambiar el rumbo de su vida cuando su novio la deja. «Estoy muy contenta y emocionada, no me lo esperaba. Para mí hacer la serie era ya un premio, venir aquí era otro premio y esto», dijo a la prensa tras recoger el trofeo, «esto no lo entiendo bien», ironizó.

«Déjate llevar», explicó, es una ficción que pone a «las mujeres en el centro de la historia, sus preocupaciones, su sexualidad, con un punto de vista femenino porque no estamos ahí solo para ser deseadas, también para desear».

La directora habló a los medios internacionales en francés a los que declaró que, con la serie, las mujeres pueden sentirse «identificadas» con los personajes y los hombres pueden «divertirse entrando en nuestra intimidad» y viéndose «en los roles masculinos que, aunque son menos importante, son muy interesantes».