EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish

Marcha de las Mujeres contra Trump, por la libertad y la democracia

Marcha de las Mujeres contra Trump, por la libertad y la democracia

La Marcha por las Mujeres ha sido la principal manifestación contra el nuevo presidente republicano Donald Trump.

Más de medio millón de mujeres y hombres de todas las edades, razas, religiones y orígenes viajaron desde todos los puntos de Estados Unidos para participar en la Marcha por las Mujeres. Ha sido esta la principal manifestación contra el nuevo presidente republicano. Esta protesta también tuvo réplicas en otras partes del mundo como Berlín, Londres, Sydney o Ciudad del Cabo. La participación global se cifra entre 1,5 y hasta dos millones de personas.

“Presidente Trump, yo no le voté. Dicho esto, respeto que sea el presidente y quiero apoyarlo, pero primero le pido que usted me apoye a mí, apoye a mi hermana, a mi madre, a mi mejor amiga, a toda la gente que espera ansiosa a ver cómo su próxima maniobra puede afectar drásticamente sus vidas”, dijo la actriz y activista Scarlett Johansson.

Ha sido esta la principal manifestación contra el nuevo presidente republicano

Madonna, que hizo una aparición no anunciada, llamó a “no aceptar esta nueva era de tiranía en la que no solo las mujeres están en peligro, sino todas las personas marginadas”. “La revolución comienza aquí, esto es el comienzo de un cambio muy necesario”, afirmó.

Caras conocidas contra Trump

Antes de que arrancara la marcha, por el escenario apenas visible por la densa multitud que colapsaba el National Mall de la capital, hablaron más estrellas, como las actrices America Ferrera o Ashley Judd, la cantante Alicia Keys o el documentalista Michael Moore.

La participación global se cifra entre 1,5 y hasta dos millones de personas.

También legisladores demócratas como la senadora Kamala Harris de California, activistas de los derechos civiles, los inmigrantes o las mujeres, como la feminista Gloria Steinem o Cecile Richards, presidenta de Planned Parenthood, una organización que cubre los gastos médicos de millones de mujeres sin recursos y además practica abortos.

El mensaje fue unánime: una petición de “resistencia” y de firmeza en la defensa de los valores y derechos como el matrimonio igualitario o una mejor sanidad adquiridos en los últimos años. Estos ahora se sienten amenazados bajo la era Trump, al igual que los inmigrantes, los refugiados, los musulmanes o la comunidad afroamericana.

Los lemas gritados durante la marcha daban muestra del amplio espectro de preocupaciones que ha generado en esa mitad del país que no votó a Trump su victoria, que nada más asumir la presidencia firmó una orden ejecutiva para revertir la reforma sanitaria de su predecesor, el demócrata Barack Obama.

La Marcha de las Mujeres

La Marcha de las Mujeres, que empezó como una iniciativa privada de una mujer que, consternada por la victoria de Trump preguntó en Facebook a varias de sus amigas si se animarían a ir a Washington al día siguiente de la investidura, ha acabado convirtiéndose en un fenómeno nacional y hasta internacional apoyado por estrellas como Cher, Lena Dunham, Katy Perry o Robert DeNiro. Clinton, aunque no participó en su organización, dio su apoyo desde las redes sociales.

Lo que está considerado ya como la “otra inauguración” en Washington tiene un denominador común: la “preocupación y miedo” que ha provocado la llegada a la presidencia estadounidense de alguien tan divisivo, agresivo y misógino como Trump, y la necesidad de demostrar que las minorías, en su conjunto, son tan numerosas que “es imposible ignorarlas”, según los principios de la Marcha.

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios