EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish

Gina Miller y su lucha contra el ‘Brexit’

Gina Miller y su lucha contra el ‘Brexit’

Gina Miller, gestora de inversiones, se pone al frente de la acción legal para evitar el ‘Brexit’. Llevará su lucha hasta el Supremo. FOTO: Aliona Adrianova

Gina Miller se ha puesto al frente de una acción legal que amenaza con poner al Gobierno británico contra las cuerdas y parar el furor del “Brexit es Brexit”, impulsado ahora por Theresa May. Sostiene Miller que el referéndum no ha sido legalmente vinculante sino que se trata de “un ejercicio de consulta”. Que la primera ministra no puede ejercer la “prerrogativa real” y activar por su cuenta la salida de la Unión Europea. Que la decisión de invocar el artículo 50 del Tratado de Lisboa le corresponde finalmente al Parlamento.

Su idea es llevar la lucha hasta el Tribunal Supremo y apelar en último extremo al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. “Las muestras de apoyo están siendo increíbles”, reconoce  Miller. “Pero los ataques personales y los mensajes de odio van a más. Y las represalias contra mi actividad profesional y la de mi marido [el financiero Alan Miller] han sido ya notables. Empiezo a temer por mi seguridad”.

Mi intención es que el asunto llegue al Parlamento, que tengamos por fin un debate sensato.

Theresa May, conversa del Brexit, lo ha recalcado esta semana: no habrá voto en el Parlamento ni segundo referéndum. Pero Gina Miller no se amilana y piensa seguir adelante con su lucha: “Soy una luchadora nata. Tal vez lo llevo en los genes y en la sangre araucana [de los indígenas de Chile]. Pero no puedo quedarme de brazos cruzados ante lo que considero una injusticia y un abuso de poder”.

Gina Miller no es abogada, pero estudió Derecho en los 80. Lo dejó, dice, porque se sentía intimidada por el hecho de ser mujer y extranjera, en un ambiente dominado por las élites masculinas blancas. Pero lo que aprendió en esos años de lucha lo está poniendo ahora sobre la mesa.

El asunto llegará a los tribunales a mediados de octubre y según sus cálculos puede llamar a las puertas del Supremo en diciembre. “El Gobierno tiene en su mano evitar que la cuestión llegue a las máximas instancias judiciales”, advierte. “Sería tan fácil como admitir que el Brexit llegara al Parlamento, que habrá un debate y una votación para poder invocar el artículo 50”. Pero Gina Miller, habituada a medirse con los tiburones de las finanzas, reconoce lo duro que está siendo: “En cualquier otra profesión acabas en la cárcel por fraude, pero la mentira se ha convertido en la moneda corriente entre nuestros políticos. Ya lo vimos durante el referéndum: las dos campañas recurrieron a las falacias y a las exageraciones”.

Por un “debate sensato”

“La gente piensa que tengo un empeño personal en pararlo, pero mi intención es que el asunto llegue al Parlamento, que tengamos por fin un debate sensato, que los británicos conozcan el verdadero impacto de la salida de la UE en todos los campos y que los diputados puedan votar con su conciencia. Si votan por invocar el Artículo 50, el Reino Unido podría estar fuera de la UE en primavera”.

Reconoce que ella estaba a favor de una permanencia condicionada que define como las tres erres: “Remain, Reform, Review”. “Creo que es urgente y necesaria una reforma y una revisión de la UE, pero el Reino Unido perdió la oportunidad de encabezarla desde dentro y acabó convirtiendo la lucha en un asunto estrictamente británico”.

Fuente: El Mundo

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios

Notas relacionadas