EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish

La Eurocámara pide acabar con la brecha de género en las pensiones

La Eurocámara pide acabar con la brecha de género en las pensiones

Un informe de la Comisión de Mujer revela una diferencia de más de un 39% en la retribución de las jubilaciones entre hombres y mujeres a partir de 65 años en la Unión Europea.

La brecha de género en las pensiones hace referencia a la diferencia entre la retribución media percibida por las mujeres y los hombres en concepto de jubilación. Esta brecha, que en 2014 ascendía al 39,4% de media a partir de los 65 años, es consecuencia de la desigualdad estructural de género en el sistema social y laboral. El Parlamento Europeo pedirá este miércoles a la Comisión Europea y el Consejo mediante una resolución que trabajen para reducir esta diferencia. Tania González, eurodiputada de Podemos, es responsable de la opinión que la Comisión de Empleo ha aportado al informe.

En la mayoría de los Estados miembros de la Unión, las mujeres gozan de una menor cobertura que los hombres en las pensiones de jubilación

En 2014, la diferencia en la retribución salarial media entre hombres y mujeres ascendía al 16,3%. En el caso de las pensiones, la brecha asciende al 39,4%, lo que implica que es solo la punta del iceberg. Por eso, entiende el Parlamento, para abordar el problema tiene que existir un enfoque integral. Esto se debe a que la brecha de género en las pensiones es el producto tanto de la discriminación en la retribución o de las mayores interrupciones de la carrera profesional, como de las dificultades en el acceso a la educación superior o al mercado laboral que sigue siendo mucho menor en el caso de las mujeres que en el de los hombres en la UE.

Reflejo de la desigualdad que sufren las mujeres

En definitiva, la resolución considera que la brecha en las pensiones “es un reflejo de la gran cantidad de desigualdades que experimentan las mujeres a lo largo de la vida y en su carrera profesional” y que, por lo tanto, “hace falta seguir una estrategia global y generalizada para combatirla”.

En cuanto a la incidencia, en un extremo están las mujeres solteras y sin hijos que, salvo que se dediquen al cuidado de un familiar, suelen sufrir menos la brecha de género. En el otro, las mujeres casadas y con hijos y, particularmente, las familias monoparentales que son especialmente vulnerables.

El texto destaca que “en la mayoría de los Estados miembros de la Unión, las mujeres gozan de una menor cobertura que los hombres en las pensiones de jubilación”. Además, insiste en que el impacto de los recortes y la congelación de las pensiones incrementan el riesgo de pobreza y exclusión en la vejez.

Actualmente un 20,2% de las mujeres mayores de 75 años está en riesgo de exclusión –respecto al 14,6% de los hombres- y el 22% de las mujeres mayores de 65 se encuentra por debajo del umbral de pobreza. Una circunstancia que se ve agravada cuando estas personas pertenecen a minorías sociales, étnicas, raciales o lingüísticas. Por eso, insiste el texto, no se trata solo de alcanzar la igualdad de género “sino también de evitar las situaciones de pobreza y vulnerabilidad que es más probable que afecten a las mujeres con pensiones exiguas”.

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios

Notas relacionadas