EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish

La mujer recupera el terreno perdido y bate récords de creación de empleo

La mujer recupera el terreno perdido y bate récords de creación de empleo

La crisis destruyó 675.000 puestos femeninos, pero se han ganado ya 950.000, con lo que se supera los 8,4 millones de ocupadas

Las mujeres, que fueron las grandes damnificadas por la crisis, son las principales protagonistas de la recuperación del mercado laboral. No solo han ganado todo el empleo perdido por la recesión, sino que además marcan récords.

Nunca en la historia de España se había alcanzado la cifra de 8,4 millones de afiliadas a la Seguridad Social. Esto significa que se han recuperado los niveles precrisis e incluso hay 278.000 empleos femeninos más que en 2007, cuando se alcanzaron máximos.

 «No cabe duda de que las mujeres autónomas están siendo las protagonistas de la recuperación económica y la generación de empleo. Los negocios comandados por mujeres se mantienen más en el tiempo y han conseguido superar los niveles previos a la crisis», explica Ana Cabrero.

Y es que con la crisis se destruyeron 675.000 puestos femeninos, desde diciembre de 2007, cuando comenzó a caer, hasta febrero de 2013, cuando se inició la recuperación económica. Y, sin embargo, desde ese segundo mes del peor año de la recesión hasta la actualidad, se han sumado más de 950.000 empleos netos para la mujer.

Pese a que aún queda camino para que la tasa de ocupación por género se iguale, la diferencia se va reduciendo. Al cierre de abril, el nivel de afiliación femenina escaló hasta el 46,4%, casi cinco puntos respecto al registro previo al estallido de la recesión, frente al 53,6% de los hombres.

Apenas un 10% de directivas

La tasa de ocupación crece hasta el 87,3% para las mujeres con formación superior, la mayor de los últimos seis años. Es decir, nueve de cada diez mujeres con estudios universitarios está trabajando. Es más, España supera por primera vez la barrera de las cuatro millones de trabajadoras con educación universitaria.

Por edades, destaca el elevado número de mujeres ocupadas que tienen entre 40 y 50 años, casi 2,5 millones, y entre 30 y 40 años, más de 2,2 millones, más del doble que las jóvenes entre 20 y 30 años, según los datos de afiliación. Eso sí, pese a que cada vez más mujeres están presentes en sectores y trabajos atribuidos hasta ahora a hombres, la representación disminuye a medida que aumenta la categoría profesional y prácticamente desaparece en los puestos directivos. Ellas apenas ocupan uno de cada diez cargos de alta dirección en las empresas.

Esta desigualdad no es tan acusada pero también es más que evidente entre los emprendedores. Pese a que ya hay casi 20.000 autónomas más que antes de la crisis (un total de 1,1 millones), hay aún un largo camino para situarse al nivel de los hombres. Apenas suponen un 35,3% del total de un colectivo que supera los 3,1 millones de personas. Y eso que durante 2016 las emprendedoras crecieron casi el doble que los varones: un aumento del 1,1% frente al 0,6% masculino.

«No cabe duda de que las mujeres autónomas están siendo las protagonistas de la recuperación económica y la generación de empleo. Los negocios comandados por mujeres se mantienen más en el tiempo y han conseguido superar los niveles previos a la crisis», explica Ana Cabrero, responsable del área de la mujer de ATA.

De seguir en esta línea ascendente, el empleo femenino puede convertirse en la gran baza para elevar la baja tasa de ocupación de España, que se sitúa en el 63,9%, más de siete puntos por debajo de la media europea y lejos del 78,7% de Alemania, según datos de Eurostat. Ellas pueden ser la gran esperanza para superar los 20,5 millones de ocupados que se ha marcado como objetivo el Gobierno para 2020 y ser parte activa para mantener un sistema público de pensiones en horas bajas.

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios

Notas relacionadas