EnglishFrenchGermanPortugueseSpanish

España se compromete con Bruselas a impulsar la conciliación

España se compromete con Bruselas a impulsar la conciliación

La ministra de Empleo envía una carta a la comisaria Thyssen para felicitarla por el plan social presentado la semana pasada

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, se ha comprometido con Bruselas a impulsar medidas de conciliación de la vida familiar y laboral. Lo ha hecho en una carta remitida el 27 de abril a la comisaria europea de Empleo, Marianne Thyssen, en la que le felicita por las medidas sociales que había presentado un día antes.

La intención del equipo de Báñez es pactar medidas con sindicatos y empresarios en una de las mesas del diálogo social que tiene abiertas, concretamente la de “calidad en el empleo”.

La intención del equipo de Báñez es pactar medidas con sindicatos y empresarios en una de las mesas del diálogo social que tiene abiertas, concretamente la de “calidad en el empleo”. Para ello ha pedido a los agentes sociales que hagan sus propuestas, apuntan fuentes del Ejecutivo, y acordarlas con ellos, ya que creen que sin pacto será imposible aplicarlas.

Las medidas de conciliación

No obstante, en Empleo también tienen elaboradas propuestas que van en la dirección de permitir más flexibilidad horaria en la entrada y salida del trabajo, respetando el número de horas diarias. Es decir, si un empleado tiene que estar en su puesto de trabajo a las ocho de la mañana que pueda hacerlo hasta las nueve y media, retrasando la salida el mismo tiempo o viceversa. Otra de las ideas es ahondar en el derecho a la desconexión digital, en la misma línea que se ha propuesto en Francia (no responder a correos electrónicos o a otros mensajes fuera del horario de trabajo).

La diferencia con el país vecino, apuntan fuentes de Empleo, es que Báñez no pretende imponerlo por ley. Explican en su departamento que su intención es que las medidas sean pactadas para que desde la mesa de diálogo social llegue “a las empresas y los sectores”, pues, de lo contrario, no confían en que tenga éxito la iniciativa.

En la carta enviada a Bruselas, Báñez aprovecha para informar a la comisaria Thyssen de que el Gobierno va a poner una “tarjeta social” que “englobe las prestaciones económicas provenientes de fondos públicos que perciban los ciudadanos”. La iniciativa, expone la ministra, “mejorará los mecanismos de diagnóstico y permitirá identificar situaciones de necesidad […]. Además, permitirá la coordinación entre las políticas de empleo y las políticas sociales”. Con otras palabras, estas frases son una definición del mapa de prestaciones que el Ejecutivo anunció para la legislatura pasada, pero que todavía no está elaborado.

Tal vez te pueda interesar...

Comentarios

Notas relacionadas