Los nacimientos caen un 40% en la última década

257

En España, cada vez mueren más personas y nacen menos. El número de nacimientos ha disminuido un 40,7% en la última década, según los datos que el Instituto Nacional de Estadística ha publicado recientemente. En 2018, los alumbramientos descendieron un 6,1% respecto al año anterior. A la vez, se retrasa el momento en que las mujeres son madres. El año pasado, la edad media para el primer hijo alcanzó los 31 años, una décima más que el anterior. La edad media de todas las mujeres que fueron madres ese año se elevó hasta los 32,2 años.

En 2018 nacieron 369.302 niños, la cifra más baja en los últimos 20 años.

La pirámide poblacional se estrecha en la base y se ensancha en la parte superior. Cada vez hay menos niños y más ancianos. Los datos, que son provisionales, confirman la tendencia: el crecimiento vegetativo es negativo por cuarto año consecutivo. Es decir, hay menos nacimientos que defunciones. En 2018, el saldo fue de 56.262 personas menos, la más alta de las negativas desde que el INE tiene registros. Esta circunstancia solo se amortigua gracias a la inmigración. La llegada de extranjeros es el motivo por el que el número de habitantes ha superado los 47 millones, una cifra que no se alcanzaba desde 2013. En 2018 nacieron 369.302 niños, la cifra más baja en los últimos 20 años. De ellos, más de uno de cada cinco tenían una madre extranjera (76.184). Murieron 426.053 personas: es la cifra más alta desde 1941, cuando el INE comenzó esta estadística.

El descenso de nacimientos hace que España vuelva a perder población

España es uno de los países del mundo con mayor esperanza de vida —en 2018 alcanzó los 83,2 años—. También es uno de los lugares con menor tasa de fecundidad. Las mujeres tienen de media 1,25 hijos. Es la cifra más baja desde 2002. Se retrasa la edad en que las mujeres son madres y cada vez se tienen menos niños.

Que el número de nacimientos disminuya tiene que ver con esta circunstancia, pero también con la reducción del número de mujeres en edad de ser madres, según apunta el propio INE. El grupo de 25 a 40 años, que concentra el 85% de los nacimientos, se redujo un 2,5% en 2018, al pasar de 4,98 millones en 2017 a 4,85. Se mantiene, por tanto, la tendencia a la baja que se inició en 2009 y que se debe a que ese rango de edades está formado por generaciones menos numerosas nacidas durante la crisis de natalidad de los años ochenta y la primera mitad de los noventa. La tasa bruta de natalidad se situó en 7,9 nacimientos por cada 1.000 habitantes, cinco décimas menos que la registrada en 2017.

Otro indicador que refleja un cambio de tendencia respecto a la maternidad y el retraso de la edad para ser madre es que el número de nacimientos de madres de 40 años o más ha crecido un 63,1% en la última década. En términos relativos, mientras que en 2008 el 4,2% de los nacimientos fueron de madres de 40 años o más, en 2018 ese porcentaje se elevó hasta el 9,7%.